Sanidad inicia la campaña de inspección en los puestos de buñuelos de Fallas

Se hace para comprobar que los 134 establecimientos autorizados en toda la ciudad cumplan los requisitos sanitarios.

La Concejalía de Sanidad y Consumo ha activado una campaña en colaboración con el Ciclo Integral del Agua, Policía Local y Cultura Festiva para inspeccionar el cumplimiento de la normativa de los puestos de venta de masas fritas y de alimentos y bebidas en los mercados ambulantes que han recibido autorización desde el Ayuntamiento de València durante las fiestas de Fallas de 2022.

El concejal de Sanidad y Consumo, Emiliano García, ha explicado que la campaña de inspecciones, que arrancó el 26 de febrero en el caso de los puestos de masas fritas, se prolongará hasta el 19 de marzo.

“El Ayuntamiento ha movilizado a un total de 21 inspectores: cuatro inspectores farmacéuticos para realizar un control sanitario permanente de las instalaciones, los alimentos y los manipuladores en los puestos de churros y buñuelos; y un inspector químico para comprobar que todas las instalaciones dispongan de agua potable. Por lo que respecta al control de los puestos de venta de alimentos en los mercados ambulantes, el consistorio ha desplegado siete inspectores veterinarios y nueve inspectores de consumo”, ha manifestado García.

Los controles en los puestos de masas fritas comenzaron el pasado 26 de febrero y se realizan diariamente en horario matutino, vespertino y nocturno para comprobar que los 134 establecimientos autorizados en toda la ciudad cumplan los requisitos sanitarios.

Los técnicos comprueban la documentación, realizan inspecciones de las instalaciones y los alimentos, analizan in situ el aceite de fritura mediante equipos móviles, y toman muestras de agua para su análisis posterior en el Laboratorio Municipal. En el caso de detectar alimentos no autorizados o no aptos para el consumo, proceden a su retirada y decomiso.

Por lo que respecta a la venta de alimentos y bebidas habilitados en mercados autorizados, los siete inspectores del consistorio iniciarán el control de los 203 puestos notificados desde su instalación en las calles el próximo 12 de marzo. En las Fallas de este año han sido autorizados 54 mercados ambulantes, donde se localizan 112 puestos con elaboración de comida y bebida, 52 sin elaboración y 39 de bebidas.

Desde el Servicio de Sanidad y Consumo se comprobará que todos los puestos autorizados cumplan con la normativa de protección a las personas consumidoras. Revisarán la existencia de hojas de reclamaciones de consumo, el adecuado marcado y publicidad de los precios y la emisión de tiquets o facturas simplificadas. Estas inspecciones se realizarán entre el 1 y el 17 de marzo en horario matutino y vespertino, mediante la labor de 9 inspectores de consumo.

Emiliano García ha recordado también que cada una de las entidades falleras dispondrán de un plan de contingencia a la hora de cumplir con las medidas covid para las actividades con afluencia de público que hayan sido autorizadas.

“Los inspectores de Sanidad, en el ejercicio de sus funciones, velarán porque se cumplan dichas medidas recogidas en las diferentes resoluciones, decretos e instrucciones provenientes de las autoridades sanitarias estatales y autonómicas”, ha explicado el concejal, que ha recordado que se reforzarán las inspecciones en establecimientos de hostelería, en materia sanitaria y en el cumplimiento de medidas covid.

ValenciàEspañol