Denuncian que la mayoría de sanitarios de Castellón se niegan a recibir la tercera dosis

El sindicato CSIF quiere saber porqué se obliga a los profesionales a recibir como recordatorio el vial de Moderna pese a haber sido inmunizados previamente con Pfizer.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios CSIF ha denunciado que, pese a que la campaña de inmunización al personal sanitario tenía que haber arrancado ayer, han sido numerosos los profesionales castellonenses que se han negado a completar las dos dosis del vial de Pfizer que recibieron en su día con una tercera pauta de la vacuna de Moderna.

“Ante la falta absoluta de información y la improvisación con la que ha arrancado esta campaña, el personal sanitario de diferentes departamentos de salud de la provincia de Castellón, tanto en la capital de La Plana como en localidades limítrofes como Vila-real, ha decidido de manera unánime posponer la administración de las vacunas”, han explicado desde CSIF.

Desde la central sindical han indicado que “los profesionales quieren que la Conselleria de Sanitat aporte por escrito información sobre los motivos por los que se ha decidido inocular en esta ocasión media dosis del vial Moderna, pese a haber sido inmunizados con Pfizer en las dos ocasiones anteriores”.

“Se trata de una campaña que está generando más dudas que certidumbres entre los profesionales de los hospitales y centros de salud, ya que, a pesar de que muchos de ellos recibieron la última dosis el pasado febrero, hace ahora 9 meses, su inicio se anunció el martes de manera sorpresiva y con menos de 24 horas de antelación, lo que ha dejado poco margen para la organización y está generando cierta inquietud entre el personal”, han reseñado desde CSIF.

A su vez, desde el sindicato han subrayado el hecho de que, a diferencia de las dos campañas anteriores, que se prolongaron durante semanas, “en instalaciones como el Hospital General de Castellón esta vez se han concentrado las vacunaciones para inmunizar a la totalidad de la plantilla sanitaria en un plazo máximo de 9 días hábiles”.

“Ante la desconfianza que está generando esta premura, a la que se suma la falta de información en torno a la idoneidad o no de recibir una pauta de marca distinta a la de las dos dosis iniciales, pese a que ambas se basan en un sistema homólogo de vacunas de ARN mensajero, desde CSIF pedimos a la Conselleria de Sanitat mayor transparencia, así como que se resuelvan cuanto antes y por escrito todas las dudas que está generando este nuevo proceso”, han indicado.

Por otro lado, desde CSIF han recordado que “el 26 de noviembre la propia Moderna publicó un comunicado en el que indicaba que iban a iniciar estudios para ver si, para combatir las nuevas variantes del coronavirus, bastaba con inocular media dosis como tercera pauta de refuerzo, inyectar una dosis completa o desarrollar una nueva vacuna, por lo que, si ni el propio fabricante sabe de manera certera la efectividad que tiene media dosis de Moderna, no tiene ningún aval científico que Sanitat recomiende ponerla”.

ValenciàEspañol