Siempre llueve cuando no hay colegio

El sol se ha dejado ver poco y las temperaturas han marcado valores que nos han recordado que todavía estamos en invierno.

No ha llovido gran cosa, pero el tiempo del fin de semana ratifica el refrán que asegura que ‘siempre llueve cuando no hay colegio’.

El sol se ha dejado ver poco y las temperaturas han marcado valores que nos han recordado que todavía estamos en invierno.

El balance de las precipitaciones acumuladas desde viernes no es para echar cohetes pero han sido muy bienvenidas en el centro y sur de Castelló y a la mitad norte de València donde los pluviómetros han llegado a acumular cantidades entre los 10 y los 20 litros por metro cuadrado. Una media que habrá ido muy bien en el campo y también en las montañas.

El mes de febrero quiere despedirse con un tiempo muy parecido al del fin de semana, con ambiente fresco, un poco de sol y algún chubasco débil y esporádico.

Parece que se rompe la monotonía anticiclónica de las últimas semanas y meses, y que despacio entraremos en una dinámica diferente. El panorama meteorológico continuará dominado por las altas presiones pero parece que a medio plazo la atmósfera empezará a intuir la llegada de la primavera y se mostrará más activa e inestable.

Las últimas horas de febrero mantendrán el tiempo variable, inseguro y a veces inestable que nos ha acompañado durante todo el fin de semana. Tendremos el cielo más cargado de nubes hasta mediodía y con chubascos que podrán tocar puntos de la costa.

Por la tarde esparcirá la nubosidad, veremos más el sol y subirán las temperaturas.

El comienzo del mes de marzo y de la primavera climatológica nos traerá más sol y una ligera recuperación de las temperaturas que a pesar de quedar más bajas por la noche durante el día subirán un par de grados.

Habrá que esperar a jueves y viernes para volver a tener cambios más destacados, para notar como la atmósfera se inestabilitza y nos devuelve la esperanza de tener lluvias más generales y generosas que despacio vayan acabando con la sequía que arrastremos desde que empezó el año.

CatalàEspañol