El Sindicato Médico de la Comunitat mantiene las movilizaciones ‘ante las negociaciones infructuosas’

El Sindicato Médico resalta que, “nuestras reivindicaciones no son políticas, ni van encaminadas a crear conflictos ni a derrocar gobiernos, son tan solo una exigencia de respeto hacia los médicos y de supervivencia de la Sanidad Pública”

El Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana (CESM-CV) cansado de esperar a que la Conselleria de Sanitat tras dos meses de “negociaciones infructuosas siga sin ofrecer un acuerdo, que según explican “si se ha alcanzado en la práctica totalidad de Autonomías”.

Los representantes sindicales explican que “tras seis reuniones para abordar las reivindicaciones, que se han centrado fundamentalmente, en la mejora de condiciones laborales que dignifiquen la atención a los pacientes y, en definitiva, que eviten que nuestros compañeros se vean invitados a abandonar la sanidad pública valenciana a la primera de cambio, seguimos sin una oferta clara, y sin plasmar en papel lo que se habla y consensua en las reuniones”.

Los médicos resaltan que “ni nos ofrecen un acuerdo aceptable, ni contestan a nuestros requerimientos; se ve que la táctica es esperar a que nos cansemos y demos la batalla por perdida, como si aquí no hubiera pasado nada en los últimos años tras la pandemia y todo funcionara a la perfección. ¡Se equivocan!, esto no es una simple pataleta, es la lucha por la supervivencia de nuestro colectivo y de defensa de la Sanidad Pública, la de todos, que tanto dicen proteger”.

“Se han planteado reivindicaciones tan básicas como, limitar el número de pacientes a atender por un médico en su consulta, reclamación aceptada en todas las Comunidades Autónomas, poniendo un tope máximo de número de pacientes a atender y cómo gestionar el excedente. Nos ofertan como una de las soluciones los llamados módulos adicionales”, con una retribución al médico de primaria inferior a lo que cobra una enfermera de quirófano por el mismo tiempo de trabajo”, apuntan desde el Sindicato.

Para CESM-CV es imprescindible “que ningún médico se vea obligado a estar la mitad del mes de guardia localizada, sin poder despegarse del teléfono. O que se le obligue a hacer más de tres guardias presenciales, simplemente porque la Conselleria no ha dotado la plantilla de médicos con el número mínimo de efectivos para dar servicio”.

Además, denuncian que “un médico con más de 55 años que solicite dejar de hacer guardias, porque su salud y su edad no sean las más óptimas para trabajar 24 horas seguidas, no se lo denieguen con el socorrido argumento de las necesidades de servicio”.

Además, insisten que “a pesar de que el Conseller reconozca públicamente que estamos infrapagados, nos  insulten ofreciendo como única mejora incrementos de un euro y medio la hora de guardia, como generosa concesión cuando en toda España se han aprobado incrementos retributivos mucho mayores”.

También, reivindican “que un médico de familia se vea obligado a desplazarse con sus medios para atender a un paciente a 10 o 15 kilómetros de su consulta, en ocasiones a altas horas de la madrugada y por supuesto solo, sin importarles su seguridad o si tiene vehículo propio o simplemente carnet de conducir”.

Asimismo, piden “que, a los compañeros del SAMU, que tiene turnos de 24 horas, no se les abone la dieta como si se hace con otros colectivos. Y el compromiso de que todas las unidades de SAMU dispongan de médico en todas sus actuaciones”.

Igualmente demandan que “a nuestros MIR, cuyo salario se acerca cada año más al Salario Mínimo Interprofesional (SMI), no se les abonen los gastos de desplazamiento cuando, para completar su formación, tiene que hacer rotatorios fuera de su hospital”.

El Sindicato Médico, solicita que “se implante ya la jornada laboral de 35 horas semanales, como ya tienen instaurada la casi totalidad de Comunidades Autonómas sin tener que esperar dos años para que se reconozca este derecho y, al mismo tiempo, se contemple la jornada laboral de lunes a viernes”.

Estas y otras son las reivindicaciones que ha planteado el Sindicato Médico a la Administración del Sr. Puig y del Dr. Mínguez, “y la negativa a concederlas deja claro su desprecio a nuestro colectivo. Nuestras reivindicaciones no son políticas, ni van encaminadas a crear conflictos ni a derrocar gobiernos, son tan solo una exigencia de respeto hacia los médicos y de supervivencia de la Sanidad Pública”.

Respeto que, “visto lo visto, no nos tienen y supervivencia del sistema sanitario que por desgracia veremos no va a ser muy larga, por muchas maquetas y mentiras que vendan en prensa”.

Por ello, “el Sindicato Médico de la Comunidad Valenciana CESM-CV mantiene las movilizaciones, la convocatoria de huelga para los días señalados y la denuncia ante la opinión pública del desmantelamiento que está haciendo esta administración de la Sanidad Pública empezando por los médicos”.