La supermanzana de la Petxina estará acabada en catorce semanas

Este proyecto contempla la recuperación de espacio público en las calles Palleter y Calixt III con una inversión de 673.663 euros

La supermanaza de la Petxina cada vez está más cerca de ser una realidad. Así lo ha asegurado la vicealcaldesa y concejal de Desarollo Urbano, Sandra Gómez, tras visitar las obras de la primera supermanzada de la ciudad de València que han comenzado esta semana y tiene plazo de ejecución de tres meses y medio. Este proyecto contempla la recuperación de espacio público en las calles Palleter y Calixt III, con una inversión de 673.663,30 euros, financiados parcialmente con fondos europeos Next Generation.

Las obras de la futura supermanzana abarcan un ámbito de actuación definido por las calles Literat Gabriel Miró, Erudit Orellana, Gran Vía Ferran el Catòlic y Juan Llorens. La calle Pare Rico también formará parte de esta reurbanización, que sumará en total una superficie aproximada de 13.000 metros cuadrados que tendrá nuevo mobiliario y nuevos espacios verdes.

La reurbanización de estas calles permitirá un espacio peatonal de hasta siete metros de ancho, con espacios destinados a nuevos usos y actividades, que incluirán nuevo mobiliario urbano: 77 sillas y bancos, una fuente, varios elementos singulares de juego, mesas de ajedrez, pícnic y ping-pong entre otros. Igualmente se dejará un único carril de circulación a velocidad reducida (10km/h) de 3,5 metros de ancho y un carril de servicios de dos metros de amplitud que se destinará a 70 aparcamientos de bicicletas, contenedores de residuos y zona de carga y descarga.

Además, la circulación de tráfico rodado se reubicará hacia el exterior de la supermanzana, para reducir la velocidad y la densidad de la circulación en la zona y generar una gran plaza peatonal en el cruce formado por las calles Palleter y Calixt III.

Imagen del proyecto para la supermanzana de La Petxina | Ayuntamiento de València

Reanutarlización del espacio

El proyeco también prevé renaturalizaar el entorno con el objetivo de crear nuvos espacios amables. Para ello se plantarán casi 800 plantas; 950 arbustos de distinto tamaño y 21 nuevos árboles (algarrobos, ciruelos, laureles y naranjos), así como 144 jardineras de distintos tamaños con riego integrado. Las plantas será con flor y aromáticas como bulbines, romeros costeros, siemprevivas, lavandas, mirtos o eugenias, ya se mantienen verdes todo el año, y requieren un mantenimiento mínimo.

Además, una vez se realicen los primeros trabajos de adecuación, se definirán con pintura sobre la calzada los nuevos usos del espacio. El diseñador Iban Ramón, junto al estudio de arquitectura Leku Studio, han definido el grafismo y el diseño que se dibujará sobre el pavimento de la supermanzana. Se reproducen múltiples figuras geométricas que permiten crear varias identidades y creaciones gráficas que aportarán valor e identidad local.

Por otra parte, desde el área de Desarollo Urbano se está realizando un estudio para conocer las condiciones sociales y económicas del entorno de la supermanzana previo a las obras, y que permita, una vez acabadas y con el paso del tiempo, conocer el impacto que ha tenido su implantación. En la misma línea, se encuentra ya en licitación otro es-tudio para conocer las posibilidades de implantación de nuevas supermanzanas dentro de los distritos del Eixample y Extramurs.

“El proyecto València Ciudad de Plazas incluirá en unos meses la primera supermanzana de la ciudad, a la que seguirá la futura supermanzana de Orriols. Estos son los proyectos que quieren las personas para nuestra ciudad, y así lo demostraron en la última edición de los presupuestos participativos Decidim VLC”, ha concluido Gómez.

CatalàEspañol