Los tests de antígenos causan furor en las farmacias valencianas

Hoy es el primer día que se ponían a la venta los test de antígenos desde que el Gobierno de España aprobara esta medida la semana pasada y la acogida de los ciudadanos ha sido una auténtica sorpresa. Según afirman las farmacias del centro de València, la gente ha acudido a comprar los tests de forma masiva.

La medida llevaba siendo esperada durante meses. De hecho, los vecinos del territorio español como Francia o Alemania ya aprobaron su venta hace más de seis meses. Es una medida que permite conocer si se tiene la enfermedad en el mismo momento, aunque los expertos advierten de que esto no debe provocar una “falsa sensación de seguridad”.

El problema es que la sensación no es agradable, por eso nos preocupa que la gente no se introduzca el palito como es debido”

Farmacéutico.

“Los tests de antígenos son fiables pero en menor medida que una PCR. Con este tipo de test no sabemos la cantidad de carga viral que posee una persona o si padece la enfermedad aunque sea asintomática. Con el test de antígenos es diferente”, ha explicado uno de los trabajadores de la farmacia del Barrio del Carmen de València.

Y es que preocupa que la venta de este producto suponga un aumento de las reuniones sociales: “nosotras hemos venido a la farmacia para comprarnos unos tests pensando en celebrar una reunión familiar. Así evitamos riesgos”, ha dicho una de las chicas que hacían cola en otra farmacia del centro de la capital del Turia.

Sin embargo, el riesgo existe. En un primer lugar, cabe destacar que el test tiene que realizarlo uno mismo, por lo tanto, la probabilidad que que se realice de forma incorrecta es bastante elevada: “es un procedimiento muy sencillo, simplemente hay que introducir la varilla hasta el final, empapar bien el algodón, y después introducirlo en la disolución para esperar 15 minutos. Dependiendo del color, sabremos si es positivo o negativo. El problema es que la sensación no es agradable, por eso nos preocupa que la gente no se introduzca el palito como es debido“, explicaba el farmcéutico.

Techo labrado de la farmacia del Mercat.

Por otro lado, son muchos los que defienden que esta medida ha llegado tarde, pues muchos contagios “se podrían haber evitado con la venta de este tipo de productos”. “Siempre dicen de los jóvenes, pero precisamente por eso, no tenemos mucho dinero. En vez de ir a una clínica privada y pagar 40 euros, pagar este test es más asequible y con ello, prevenir de una forma más efectiva”, explicaba un joven de 20 años que acababa de adquirir su nueva compra.

La farmacia del Carmen ha agotado sus existencias en tan solo unas horas: “estamos sorprendidos porque antes del mediodía hemos vendido las 50 cajas que teníamos en total. Ahora a ver si nos traen más pronto”, ha dicho una de las trabajadoras.

CatalanSpanish