La Torre Miramar de València se convertirá en un jardín vertical de 45 metros

El Ayuntamiento quiere convertir la rotonda de la entrada norte de València en un nuevo espacio verde, bioclimático y sostenible

La Torre Miramar, ubicada en la entrada norte de la ciudad de València, se convertirá en un espacio bioclimático destinado a la cultura urbana. El Ayuntamiento de València quiere acabar así con este frio y degradado espacio de 7.200 metros cuadrados, uno de los principales accesos a la capital del Turia, para convertirlo en una nueva zona “verde y sostenible”.

Para ello se prevé ajardinar la superficie de la rotonda y colocar zonas de sombra vegetal, así como crear un jardín vertical de 45 metros en la cara norte de la torre. Del mismo modo, el gobierno municipal contempla instalar en este espacio fuentes de agua potable y generadores de energía con pérgolas solares para recarga de vehículos eléctricos o dispositivos móviles.

En este sentido, el concejal de Emergencia Climática y Transición Energética, Alejandro Ramon, ha afirmado que “la Torre Miramar se encuentra en un espacio estratégico y se debe consolidar como un hito arquitectónico, bioclimático y sostenible, imagen de una València que ya es capital verde europea y que tiene el compromiso de ser ciudad neutra en emisiones de CO2 en 2030”.

“La Torre Miramar está en una zona universitaria, cerca de los campus de la Universidad Politécnica y de la Universidad de Valencia, y en un punto que la convierte en imagen y puerta de la ciudad para todos los que llegan por la autopista de Barcelona”. Por eso, según el concejal, “queremos dignificarla y transformarla en un elemento para el disfrute de la ciudadanía y un emblema urbano de referencia. El objetivo es convertirlo en un nuevo espacio verde, bioclimático y sostenible”.

Un espacio verde para deportes urbanos

Cabe recordar que la Junta de Gobierno Local aprobó en diciembre de 2021 la recepción del complejo por parte de Demarcación de Carreteras para conservarlo y dinamizarlo. Así pues en 2023 se ejecutará la primera fase del proyecto, con una inversión de 250.000 euros. La remodelación integral del espacio está presupuestada en 1.300.000 euros.

El proyecto municipal transformará este espacio urbano con la instalación de placas solares fotovoltaicas y pérgolas de sombra con revestimiento vegetal. En la fachada con orientación norte se instalará un jardín vertical y la fachada con orientación sur se cubrirá con acabado de vidrio fotovoltaico para la producción de energía solar. Además, se instalarán fuentes de agua potable.

Por otra parte, la rotonda se convertirá en un espacio para la práctica de deportes urbanos como el skate, la calistenia, el patinaje o el parkour y una zona para las expresiones artísticas ligadas a la música, la danza o las artes plásticas.

La Torre Miramar costó en su momento 24 millones del erario público, estuvo abandonada durante más de una década. Era un ejemplo de mala gestión y despilfarro que ahora revertiremos para ponerla al servicio de la ciudadanía y transformarla en un emblema de la València que queremos” ha señalado el concejal.

CatalàEspañol