40.000 trabajadores valencianos del calzado se movilizarán contra una subida salarial que no llega

La falta de acuerdo entre La Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado y los sindicatos por incluir el IPC en la revisión salarial deriva en protestas

Las negociaciones del nuevo convenio colectivo del calzado han sufrido un parón y llaman a la movilización de trabajadores y trabajadoras de todo el país. Hasta 40.000 en la Comunitat y 27.000 en la provincia de Alicante, según fuentes sindicales. Mañana jueves 20 de octubre, la primera concentración anunciada será frente a las puertas de la Asociación Valenciana de Empresarios del Calzado, en Elche. El principal punto de desencuentro es el incremento salarial.

La patronal ha garantizado subidas a 4 años del 11,5%, comenzando con 4 puntos porcentuales desde el pasado 1 de julio, cifra que superaría la subida salarial establecida por el Gobierno de España para los funcionarios del 3,5% en 2023, indican desde AVECAL. Piden a CCOO y UGT, los dos sindicatos negociadores, que retomen el diálogo roto a finales de junio.

El acuerdo sugerido por la patronal del calzado valenciano incluye una subida del 4% desde el 1 de julio para 2022, un aumento del 3% para 2023, de un 2,5% para 2024 y de un 2% más para 2025, un último aumento que sería revisado en función del IPC real al finalizar la vigencia, topada al 2% o la misma propuesta situando la subida para 2022 en un 2,5% desde el 1 de enero. La propuesta fue presentada ante los sindicatos a finales del mes de junio de este año, y “desde entonces no se ha podido avanzar con los interlocutores sindicales que participan en la negociación”. 

La presidenta de Avecal, Marián Cano afirma no entender el rechazo sindical. “Creemos que es una buena propuesta, sensata y razonable, que nace con la idea de paliar el encarecimiento de los costes producidos por la elevada inflación y de mitigar la pérdida de poder adquisitivo que están viviendo los empleados del calzado debido al ascenso en los precios de consumo”. Añade que “los empresarios del calzado están realizando un importante esfuerzo para incrementar los salarios, y que los empleados del sector no pierdan su capacidad adquisitiva” considerando la previsible recesión económica y el encarecimiento de materias primas y suministros energéticos.

Por su parte, Miguel Ángel Cerdà, secretario general de CCOO de la sección de Industria de las Comarcas del Sur, manifiesta que la preocupación es precisamente la pérdida de poder adquisitivo ante el panorama inflacionista.

“Nos parece insuficiente porque si no hay revisión con el IPC vamos a perder poder adquisitivo”, afirma. “Solo con que el IPC de este año que se meta en un 8 o un 9 nos comemos el 11 y pico por ciento. Lo de las subidas no nos preocupa tanto el porcentaje siempre y cuando se revise el IPC. Queremos que la gente no pierda poder adquisitivo porque en los últimos tres años del anterior convenio ya se ha perdido un 0,5% de poder adquisitivo”.

Otro de los puntos de fricción en las negociaciones sería el de la jornada laboral que en el sector del calzado es de 1.788 horas. “Es de las más altas de la industria de este país. Nos gustaría que se redujera al menos 16 horas, aunque no fuera de golpe, que fuera escalonádamente cada año”.

Si las negociaciones no se retoman, los sindicatos celebrarán huelga, ya convocada, el próximo 1 de diciembre.

CatalàEspañol