Las obras de la L-10 de Metrovalencia llegan a su recta final

Se trata de una línea que ampliará de manera considerable la oferta de Metrovalencia

Las obras de la Línea 10 de Metrovalencia llegan a su recta final con la instalación del sistema de señalización y comunicaciones. Se prevé que el servicio vuelva a estar en funcionamiento durante el primer semestre del año 2022.

Las obras se van a centrar en el sistema de señalización viaria para garantizar la seguridad de la ciudadanía. Esta nueva infraestructura trata de equipar el trayecto con elementos de detección, control, gestión y señales para poder coordinar los cruces del tranvía con el tráfico.

Estos trabajos incluyen la instalación de cuatro enclavamientos electrónicos, 10 señales tranviarias, 22 señales ferroviarias, 40 puntos de detección de tren y 116 balizas de protección. Estos nuevos elementos han supuesto un coste de más de 5 millones de euros.

Además de la instalación de señales, también se está completando la instalación catenaria, de cerca de 10.000 metros, entre Alacant y Nazaret. Esta actuación que trabaja en la instalación de subestaciones y la electrificación cuenta con un presupuesto superior a los seis millones de euros.

Una vez terminen estas obras, la Línea 10 unirá el centro de València con la zona de la Ciutat de les Arts i les Ciències y el barrio de Nazaret. Se trata de una línea que ampliará de manera considerable la oferta de Metrovalencia y que combina tramos subterráneos con superficie.

ValenciàEspañol