El Tribunal Constitucional paraliza la reforma del Gobierno e impide que se vote en el Senado

El bloque conservador ha frenado la reforma que buscaba renovarlo admitiendo las medidas cautelarísimas solicitadas por el Partido Popular

El Pleno del Tribunal Constitucional (TC) ha aprobado esta noche, en una decisión inédita en democracia, suspender la votación en el Senado de las dos enmiendas por las que el Gobierno modificaba el sistema de elección y llegada de los dos candidatos al TC que nombra el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Así pues, los magistrados han admitido las medidas cautelarísimas solicitadas por el PP en su recurso contra dichas enmiendas con seis votos a favor, el bloque conservador, y cinco en contra, el bloque progresista, según ha adelantado La Sexta. Del mismo modo, la sala había acordado primero rechazar la recusación, presentada por el PSOE y Podemos, respecto al presidente, Pedro González-Trevijano, y el magistrado conservador Antonio Narváez, ambos conservadores y afectados por la reforma al tener el mandato caducado desde hace seis meses.

De haber salido aprobadas estas recusaciones se habría revertido la mayoría de la sala, pudiendo los magistrados progresistas rechazar las medidas cautelares pedidas por el PP para frenar la tramitación legislativa de la reforma. Sin embargo, se da la circunstancia de que González-Trevijano y Narváez han votado sobre su propia recusación. Ambos magistrados fueron nombrados por el Gobierno de Rajoy en 2013.

El hecho de que el Constitucional ordene suspender un debate parlamentario en las Cortes Generales, es la primera vez que ocurre en los más de cuarenta años de democracia, lo que ha provocado una oleada de indignación en las formaciones de la izquierda que han llenado las redes sociales de protestas, como la de la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, quien ha denunciado a través de su perfil de Twitter que “la derecha política, mediática y judicial consuma un golpe sin precedentes a la democracia. Toca demostrar que los y las demócratas somos más”.

Igualmente, Joan Baldoví, portavoz de Compromís en el Congreso, ha valorado como “extremadamente peligroso” este hecho, mientras que el portavoz del Grupo Vasco en el Congreso, Aitor Esteban, ha asegurado que es “el fin de la credibilidad del TC y otros órganos, utilizados para hacer política. Invasión de la soberanía parlamentaria”.

Del mismo modo, el líder de Más País, Iñigo Errejón, ha calificado esta decisión de “atropello democrático“, ya que asegura que “unos magistrados que se saltan la ley amordazan a las Cortes elegidas por voto popular. Hay que defender la democracia”. Por ello, Más País ha registrado una Proposición de Ley para reformar la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional.

Además, tras conocer la decisión del tribunal de garantías que paraliza la tramitación legislativa de la reforma del Gobierno, tanto la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, como el del Senado, Ander Gil, han anunciado que realizarán una declaración institucional.

La derecha celebra la decisión

Otra mirada tienen los partidos de la derecha como el Partido Popular y su presidente, Alberto Núñez Feijóo, que ha manifestado que “hoy nuestra democracia sale fortalecida“. “Frente al ruido y las presiones, seguiremos defendiendo España y las instituciones sin miedo ni cesiones, desde la moderación y la razón” sigue el texto publicado en su perfil de Twitter.

Este fallo también ha sido celebrado por la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, que ha señalado que “gana la democracia y pierde Sánchez. Es una gran noticia que el atropello de PSOE y Podemos a los derechos de los diputados sea frenado por el Tribunal Constitucional. El Gobierno y los partidos que lo apoyan deben acatarlo y aceptar las reglas de la democracia”.

CatalàEspañol