El Tribunal de Cuentas investiga contratos a dedo del Ayuntamiento de València

Se investigan presuntas ‘irregularidades’ en la contratación del servicio de comedor de los centros ocupacionales municipales, cuestión que niegan desde Servicios Sociales y aseguran que no 'ha habido un abuso del enriquecimiento injusto'

El Tribunal de Cuentas ha abierto una investigación sobre las contrataciones “a dedo” del Ayuntamiento de València, concretamente por la adjudicación directa en 2017 de los servicios de comedor de los centros ocupacionales por 534.605 euros, que se hizo sin concurso durante casi tres años. De hecho, la Agencia Valenciana Antifraude (AVA) también analizó estos contratos y en su resolución, de noviembre de 2020, determinó que hubo “sobrecostes sin justificar cuantificados en 91.908 euros” y advirtió que se habían detectado ciertas “irregularidades administrativas graves”.

Por ello, la AVA dio una serie de recomendaciones como la “depuración de responsabilidades” y cuantificar los “perjuicios producidos por el procedimiento de revisión de oficio y que deben ser objeto de resarcimiento al erario municipal para evitar el menoscabo de caudales o efectos públicos y las posibles responsabilidades que de ello se pudieran derivar”, es decir, reintegrar los cerca de 91.908 euros.

Al respecto, la portavoz del PP, María José Catalá, ha asegurado que la “Junta de Gobierno Local rechazó en noviembre de 2021 las recomendaciones de la Agencia Valenciana Antifraude para investigar los responsables de la adjudicación irregular grave sin informes ni valoración económica. El gobierno de Ribó y PSOE ni buscó responsabilidades ni pidió el resarcimiento al Ayuntamiento de lo cobrado de más”.

Y es que, según fuentes del PP, el gobierno municipal contrató el catering de estos centros por un precio por menú de 8,03 euros, casi 5 euros por menú más de lo que se pagaba a la primera empresa adjudicataria y “que tenía el contrato en vigor”. Igualmente este precio también era superior al que se licitó la nueva contratación que lo fijaba en 6,72 euros y adjudicado por 6,65 euros en menú. De ahí el “sobrecoste injustificado” de más de 90.000 euros por la diferencia entre el precio del menú adjudicado a ‘dedo’ y el precio de la nueva licitación calculado por los técnicos municipales.

“No hubo enriquecimiento injusto”

Al respecto fuentes de la concejalía de Servicios Sociales, aseguran que “en ningún caso ha habido un abuso del enriquecimiento injusto, y más si tenemos en cuenta que el producto servido estaba elaborado en el marco de un programa de inserción sociolaboral, fue incluso más bajo que el precio de mercado”. 

Además, explican que el servicio anterior prestado por Catering La Hacienda, SL, con un precio de menú de 3,70 €, tenía una calidad “deficiente” y con “continuas quejas por parte de las personas usuarias de los Centros Ocupacionales Municipales (COM) como de las familias y los profesionales que trabajan en ellos”. Aseguran así que se le insistió a la empresa para que enmendara estas deficiencias, pero que “incluso se agravaron”, y que una vez acabado el contrato, la empresa manifestó verbalmente no querer prorrogarlo.

El servicio de comedor finalizó el día 31 de mayo de 2017 y volvía a empezar el 1 de octubre de 2017, y que por ello “no había tiempo suficiente para licitar el servicio” y al ser un servicio esencial no se podía dejar de prestar, dado que en los COM se atiende a personas muy vulnerables (también a nivel de salud), y se decidió hacer el encargo directo a Novaterra Càtering, SL.”

 “Se eligió a Novaterra Càtering teniendo en cuenta que es una fundación, de impacto social, que desde hace muchos años desarrolla programas de inserción sociolaboral de colectivos en situación de exclusión social (mujeres víctimas de violencia de género, paradas de larga duración, personas con discapacidad, etc.)” explican fuentes del área de servicios sociales, que también remarcan que “ofrecía unos menús de calidad, equilibrados y utilizando productos de proximidad”

Igualmente, responsables del área señalan que el retraso del nuevo contrato fue consecuencia de varias circunstancias como “la carencia de personal en el Servicio de Bienestar Social e integración” y la entrada en vigor de la nueva ley de contratos (Ley 9/2017, de 8 de noviembre), que motivó, entre otros, la modificación y adaptación de los pliegos ya elaborados a la nueva normativa.

“Más de 2.000 contratos a dedo”

Por otra parte, la portavoz del PP ha denunciado que hay “más de 2.000 contratos a dedo y sin concursos por valor de 12 millones de euros. Estas son las cifras de las contrataciones realizadas por el Ayuntamiento de València durante este año. El Gobierno de Compromís y PSOE sigue abusando de este tipo de contrataciones que ahora investiga el Tribunal de Cuentas”. “Siguen utilizando las contrataciones a dedo a pesar de las continuas advertencias del Interventor, una práctica reprobable e inapropiada para garantizar la igualdad y pública concurrencia de las empresas” ha manifestado.

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de València, Maria José Catalá | PP VLC

Asimismo, Catalá ha asegurado que, durante esta legislatura, el equipo de gobierno municipal ha firmado 8.300 contratos a dedo, lo que ha considerado un “abuso que desoye las advertencias de Antifraude”. “Son más de 100 millones de euros lo que ha adjudicado a dedo el ejecutivo municipal de Ribó y PSOE en más de 17.000 contratos, a los que habría que sumar los cientos que se firman en las empresas públicas como EMT, AUMSA o la Fundación Deportiva Municipal”.

“Las concejalías que encabezan el top 5 de contrataciones a dedo son Servicios Centrales, con la firma de contratos por valor de 1,6 millones de euros, seguida por Fiestas y Fallas con más de un millón de euros; Recursos Culturales y Patrimonio Histórico con más de 870.341 euros; y cierra las primeras cinco posiciones Acción Cultural con 810.603 euros y Mayores, con 450.207 euros” ha detallado.

CatalàEspañol