UGT denuncia que el IVAM prescindirá del personal con discapacidad para la atención al público

El proceso condena al paro a 23 personas procedentes de centros especiales de empleo.

Las personas con discapacidad que en la actualidad trabajan en la atención al público en las salas de exposición en el Museo de Arte Moderno de València (IVAM) están abocadas al paro tras la decisión de la dirección de este organismo autónomo de omitir la subrogación de estas personas en los pliegos de adjudicación de la futura contrata.

El IVAM ha adjudicado ya la nueva contrata del Servicio de acompañamiento integral al visitante y de asistente de producción de eventos culturales y educativos, pero los pliegos técnicos no recogen la subrogación de la actual plantilla, conformada exclusivamente por personas procedentes de centros especiales de empleo y que poseen algún tipo de discapacidad.

En su día, el sindicato advirtió a la gerencia del IVAM de esta omisión y recurrió los pliegos ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales. Este tribunal desestimó el recurso por una cuestión formal ya que entendió que la subrogación era un tema estrictamente laboral.

UGT recuerda que el convenio de aplicación de estos trabajadores con discapacidad establece la obligatoriedad de la subrogación. El sindicato pidió expresamente a la gerencia que recogiera esta obligación en los pliegos, pero la respuesta ha sido negativa. Se da la circunstancia de que, en cambio, el IVAM si dará continuidad a través de los pliegos al personal de taquilla que pertenece al mismo servicio, pero que, en este caso, son personas sin discapacidad.

UGT quiere denunciar públicamente esta situación y mostrar su profundo malestar por la escasa sensibilidad mostrada por la gerencia del IVAM. Cabe apuntar que se trata de un organismos autónomo, financiado con fondos públicos y dependiente de la Conselleria de Educación y Cultura, que, con esta decisión, muestra un nulo compromiso con las personas con dificultades para encontrar empleo, como es el colectivo que nos acusa.

En concreto, se trata de 23 personas que llevan cinco años realizando su trabajo con profesionalidad y buen hacer, por lo que UGT Serveis Públics no alcanza a entender los motivos de por qué se quiere prescindir de ellas. Dar la espalda a este colectivo no sólo les perjudica gravemente de forma individual, sino que deteriora la imagen de un Gobierno que tiene entre sus prioridades el rescate de las personas y la atención a las personas con mayor vulnerabilidad.

La decisión, además, marca un camino peligroso y, en todo caso, supone una anomalía ya que la mayoría de los museos valencianos da empleo a personas con discapacidad.

Dada la importancia de este tema, desde UGT se exige a la dirección del IVA que rectifique y garantice la permanencia de estas personas a través, como marca la normativa, de la subrogación de la plantilla.

En caso contrario, UGT se reserva la vía de acudir a los tribunales.

ValenciàEspañol