La rectora Eva Alcón destaca que “la diversidad es un valor añadido para las universidades”

La rectora de la UJI ha reiterado “la necesidad de seguir apostando por la inclusión en todos los ámbitos de actuación de la universidad, como son la docencia, la formación, la investigación y la innovación”.

AVL

La rectora de la Universitat Jaume I y delegada de la Presidencia para Políticas de Igualdad en Crue Universidades, Eva Alcón, destaca que “la diversidad es un valor añadido para las universidades” por lo que reitera “la necesidad de seguir apostando por la inclusión en todos los ámbitos de actuación de la universidad, como son la docencia, la formación, la investigación y la innovación”. Alcón ha realizado estas afirmaciones en una mesa redonda en línea organizada por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) sobre las estrategias de las universidades para incorporar a personal docente e investigador con discapacidad.

La mesa redonda virtual también ha contado con la participación de Vicenta Mestre, rectora de la Universitat de València y presidenta de la sectorial de CRUE-Profesorado; Isabel Martínez Lozano, de la Fundación ONCE; Jesús Celada, director del Real Patronato sobre Discapacidad; Rafael de Lorenzo, secretario general de la Fundación Derecho y Discapacidad, y Carmen Márquez Vázquez, profesora de la UAM. Como moderador ha actuado José Manuel González Huesa, director de cermi.es y director general de Servimedia.

En su intervención, la rectora de la UJI ha explicado que “se han hecho avances importantes, sobre todo en la incorporación de estudiantado, y también en el acompañamiento gracias a las adaptaciones curriculares, de espacios e incluso de puestos de trabajo”. No obstante, ha afirmado que las universidades tienen “un reto por delante: facilitar el acceso de las personas con discapacidad como personal docente e investigador”.

Las singularidades de los procesos de contratación del PDI, con la convocatoria de plazas por áreas de conocimiento y con perfiles muy definidos; las limitaciones legales para la planificación estable de las plantillas universitarias y la vigencia de la tasa de reposición son realidades que dificultan la incorporación de PDI y, particularmente, la aplicación de la cuota de reserva de plaza para personas con discapacidad. “Reconocer esta realidad es la mejor manera para buscar soluciones y promover buenas prácticas que faciliten la incorporación de personas con discapacidad a las plantillas de PDI, en definitiva, sumar talento a las universidades desde una perspectiva inclusiva”, ha apostado la rectora Eva Alcón.

La Universitat Jaume I trabaja con el estudiantado con discapacidad y necesidades educativas especiales desde su creación en el curso 1991-1992. Fue la primera universidad española en reconocer explícitamente en sus estatutos (1998) el apoyo al colectivo de estudiantado con discapacidad física, sensorial y psíquica. A lo largo de estos años más de un millar personas con necesidades educativas especiales han pasado por las aulas de la UJI y se les ha apoyado en los diferentes momentos de la trayectoria académica.

En estos momentos, la Unidad de Diversidad y Discapacidad atiende a 390 estudiantes, tanto personas con discapacidad como con necesidades específicas de apoyo educativo, y 12 PDI también se han acogido al programa de atención a la diversidad, aunque hay más profesorado con discapacidad que no han requerido de momento el apoyo de la Unidad.

Cabe destacar que en diciembre de 2019 la Universitat Jaume I creó la Unidad Responsable de Accesibilidad (URA) con el objetivo de garantizar el acceso a todos los contenidos digitales que genera la UJI y que, en estos momentos, el Vicerrectorado de Estudiantado y Compromiso Social está ultimando el nuevo plan de inclusión para personas con discapacidad.

 

- Advertisement -