Unidas Podemos denuncia las irregularidades de la Plataforma Castor y exige su desmantelamiento inmediato

Marisa Saavedra y Txema Guijarro, diputadas en el Congreso por Castelló y Alicante respectivamente de Unidas Podemos, ante el inevitable pago de 1.350 M€ en cumplimiento de la sentencia del Supremo, ponen el caso Cástor como «ejemplo de opacidad e ineficiencia en la utilización de fondos públicos».

AVL

El grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados ha solicitado el desmantelamiento inmediato de la Plataforma de gas Cástor: «las ciudadanas y ciudadanos de Vinaròs y las comarcas de Castelló y Tarragona exigimos el desmantelamiento inmediato de este monstruo de chatarra, un monumento al despropósito por el que los usuarios del gas pagarán durante años una factura milmillonaria», ha asegurado la diputada por Castellón, Marisa Saavedra.

«Aunque acatamos la sentencia del Supremo por respeto a la separación de poderes, nuestro grupo parlamentario va a seguir trabajando para que se esclarezcan todos los detalles e intereses que habían detrás de esta operación», ha prometido Guijarro, «se tendrán que depurar todas las responsabilidades políticas y establecer los controles necesarios para que no se vuelvan a repetir episodios tan vergonzosos como éste en la gestión de fondos públicos».

«El caso de la planta de almacenamiento de gas Castor es un claro ejemplo de opacidad e ineficiencia en el uso de fondos públicos», ha señalado el diputado por Alicante, «en la que se antepusieron los intereses económicos de las empresas privadas al interés general que promueve la Constitución española». Marisa Saavedra ha recordado que todo el proceso estuvo plagado de irregularidades, como la ausencia de informes económicos, la carencia o rebaja de informes técnicos, exenciones de controles y exigencias, establecimiento de indemnizaciones, etc. y ha afirmado que «ha quedado en evidencia que se trabajó mucho más en la indemnización express para los promotores que en los factores técnicos, ambientales, energéticos, humanos y económicos».

Saavedra ha recalcado que Castor se ha convertido en un símbolo terrible de un capitalismo de amiguetes perverso que basa sus ganancias en la práctica ausencia de riesgo: «El rescate con dinero de los ciudadanos y ciudadanas de una inversión privada que ha acabado en fiasco es una práctica que, lamentablemente, se ha convertido en habitual, como con las autopistas radiales de Madrid de Aznar y Gallardón».

Tanto Guijarro como Saavedra han señalado que la plataforma en sí es un ejemplo dramático de un modelo energético insostenible basado en combustibles fósiles e infraestructuras faraónicas «que sólo benefician a quienes las construyen y a los oligopolios que, con la complicidad de sucesivos gobiernos, bloquean políticas alternativas de eficiencia energética, de autoconsumo o de energías renovables y hasta ponen en riesgo el medio ambiente y la seguridad de la población, en este caso de una forma tan dramática como la generación de terremotos».

 

 

- Advertisement -