El nuevo contrato de urgencias sociales de València duplica el presupuesto y funciona 24 horas

El alcalde destaca este servicio municipal, que atiende, entre otros, intentos de suicidio, personas mayores desorientadas o crisis psiquiátricas.

El Ayuntamiento adjudicará el nuevo contrato del Servicio de Atención a Urgencias Sociales (SAUS) entre mayo y junio que viene por un período de tres años, prorrogable dos más, por importe de 800.480 euros anuales frente a los 439.271 euros del contrato vigente.

Esto supone un incremento del presupuesto en un 82,22 %, lo que permitirá aumentar el número de profesionales y dar servicio 24 horas, entre otras mejoras. El alcalde, Joan Ribó, ha visitado esta tarde el centro junto con la concejala de Servicios Sociales, Isabel Lozano. Ribó ha destacado el trabajo que desarrolla, fundamentalmente situaciones de pérdida de alojamiento, atención en calle a personas sin hogar o urgencias hospitalarias.

El máximo responsable de la ciudad ha puesto en valor el servicio y las mejoras que incorporará el nuevo contrato. “El SAUS está abierto cuando los centros de servicios sociales cierran, es complementario; ahora abrirá 24 horas al día, todos los días del año, y por eso cuenta con cinco profesionales más, pasando de los 11 trabajadores y trabajadoras a los 16”, ha explicado el primer edil.

La ampliación horaria y de personal es posible gracias a la dotación presupuestaria, que se duplica. Así, el presente contrato que ahora finaliza contempla 439.271 euros al año, mientras que el que se adjudicará en los próximos meses alcanza los 800.480 euros. De aquí a 2025 se destinarán 2.401.439 euros. La cuantía total se sitúa en 4.002.399 euros si se prorroga hasta 2027.

El alcalde ha remarcado “la amplia tipología de atenciones” que se llevan a cabo desde el SAUS y que incluyen la asistencia por la pérdida repentina de alojamiento, el apoyo a personas sin techo —especialmente durante la operación frío—, a personas mayores en situación de abandono, casos de violencia de género o menores en riesgo social, entre otros.

Asimismo, Ribó ha agradecido el trabajo en la acogida de refugiados. Desde el 3 de marzo han sido 458 las personas ucranianas recién llegadas atendidas, una vez han llegado a la ciudad, en coche particular, tren o autobús, en muchas ocasiones por la noche. Por otro lado, la patrulla mixta de la policía local y los servicios sociales, especializada en sinhogarimos, ha trasladado desde el 7 de marzo a 575 personas recién llegadas de Ucrania a distintos recursos de alojamiento.

El SAUS entró en funcionamiento en septiembre de 2011, con el objetivo de dar respuesta a todas aquellas situaciones de crisis provocadas por un hecho inesperado y que precisan de una intervención y apoyo psicológico y social inmediato. El año pasado se realizaron 1.905 actuaciones y se atendieron a 1.120 personas. De estas, el 66 % fueron hombres. Respecto a la nacionalidad, prácticamente la mitad eran españoles (52 %) y la otra, extranjeros (48 %).

ValenciàEspañol