València firma la Declaración de Florencia por la Cooperación y la Paz

Se trata de un documento en el que han plasmado el acuerdo en unos ideales y valores centrados en la paz, la justicia y la convivencia entre los pueblos

València ha participado este fin de semana en el Foro del Mediterráneo y ha firmado la Declaración de Florencia por la Cooperación y la Paz, un documento con que cerca de un centenar de participantes de unos veinte países diferentes han plasmado el acuerdo en unos ideales y valores centrados en la paz, la justicia y la convivencia entre los pueblos.

En nombre de València y de su alcalde, el concejal Giuseppe Grezzi ha firmado el manifiesto en un encuentro en el que han participado alcaldes, alcaldesas y delegados y delegadas de ciudades de varios países mediterráneos, así como obispos de la misma área geográfica, todos invitados por el alcalde de Florencia, Dario Nardella.

Grezzi ha destacado el papel del Mediterráneo como “cuna de la civilización” y el consecuente “deber desde las ciudades del ‘Mare Nostrum’ de promover el diálogo por la paz, la solidaridad y la acogida”. En ese sentido ha destacado el posicionamiento de València como ciudad refugio ante las grandes crisis humanitarias, como la que ahora se tiene que evitar en Ucrania. “Mientras la Humanidad se enfrenta a uno de los retos más importantes por su supervivencia, con la espada de Damocles del cambio climático y sus peligrosas consecuencias que ya estamos sufriendo (como por ejemplo migraciones climáticas o carencia de recursos hídricos, alimentarios y energéticos), ahora en Europa redoblan tambores de guerra que nos hacen revivir una vez más el terror de la guerra y la pérdida de vidas inocentes que esto supone, una situación ante la cual València mantiene sus puertas abiertas para acoger y ayudar”.

La esperanza para acabar con la violencia, el uso de armas y el sufrimiento del pueblo ucraniano así como para que empiecen inmediatamente las negociaciones para reconstruir la paz, han centrado buena parte del trabajo conjunto, que se ha desarrollado en varias mesas y conferencias con participantes como los alcaldes de Milán, Nápoles, Marsella, Atenas, Belgrado o Granada, el director general de la Organización Internacional de las Migraciones, la directora general de la UNESCO, el príncipe de Gales, el expresidente de la Comisión Europea Romano Prodi, la ministra italiana de Interior y el ministro de Asuntos Extranjeros también de Italia o la directora general adjunta de la Organización Mundial de la Salud, entre otras autoridades.

El encuentro internacional ha puesto en valor que el Mediterráneo ha sido históricamente un punto de encuentro entre las culturas europeas y asiáticas occidentales, de los hemisferios norte y sur y que puede volver a jugar un papel crucial en la paz y el desarrollo de las naciones mediante la cooperación entre sus ciudades, sus culturas y sus comunidades religiosas. “Hay una aspiración compartida de poner a las personas en el centro de la agenda internacional persiguiendo la paz, protegiendo el planeta, garantizando la prosperidad, promoviendo el respeto y la dignidad de los derechos fundamentales de cada individuo, también mediante la promoción de los objetivos de desarrollo sostenible y el acuerdo climático de París; de los numerosos retos a los cuales se enfrenta el área mediterránea, como el cambio climático, los flujos migratorios, los conflictos y la pobreza; y, por lo tanto, por potenciar y promover el papel de las ciudades y el diálogo entre sus comunidades en la consecución de los retos compartidos. En ese sentido también se ha destacado la importancia del derecho universal a la salud y la protección social, en particular a raíz de la pandemia de la COVID-19.

ValenciàEspañol