València aprueba la licitación del proyecto de ajardinamiento de la calle de Siete Aguas

La Junta ha aprobado también la modificación del proyecto de la Casa dels Bous para garantizar la protección patrimonial de los restos arqueológicos hallados.

La Junta de Gobierno Local ha aprobado este viernes contratar la ejecución de las obras para la adecuación del ajardinamiento de la calle Siete Aguas, que supondrá una inversión de 347.000 euros, y que permitirá incrementar las dotaciones verdes en el distrito de Camins al Grau.

Así lo ha explicado hoy el vicealcalde y portavoz municipal, Sergi Campillo, al término de la sesión de la Junta de Gobierno Local, que ha recordado que la iniciativa parte de la propuesta vecinal para el ajardinamiento de esta parcela del barrio la Creu del Grau, que en principio estaba destinada al aparcamiento de residentes, aunque el proyecto nunca se llevó a cabo.

La Junta ha acordado convocar procedimiento abierto simplificado para adjudicar el contrato de ejecución de la obra, aprobar los pliegos de condiciones y el gasto correspondiente. El importe asciende a 347.220,37 euros (IVA incluido), y el contrato tendrá un plazo de duración de cuatro meses a partir de la fecha del acta de comprobación de replanteo.

En una convocatoria informativa tras la sesión de la Junta, en la que ha estado acompañado por el concejal de Desarrollo Innovador de los Sectores Económicos, Borja Sanjuan, el vicealcalde y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha recordado que se trata de una parcela de 2.680,07 m² con un perímetro delimitado por la calle Islas Canarias al norte, una calle peatonal al este, la calle Rodrigo de Pertegás al sur, y Siete Aguas al oeste.

“La propuesta –ha explicado Campillo- pretende recuperar parte de la trama urbana industrial del enclave, que necesariamente aparecerá por debajo del importante conjunto de soleras que cubren el solar, las más antiguas de las cuales podrán ser aprovechadas”. Además, ha explicado, quedará reflejado un tramo de la acequia de Mestalla y una antigua calle que separaba edificaciones industriales, que se adoptará como eje principal de la ordenación norte-sur del conjunto.

Los edificios que rodean la parcela tienen siete y ocho alturas, lo que deja la parcela un tanto cerrada con una única apertura de importancia en la calle Islas Canarias, al nordeste. “Esta apertura –ha explicado el vicealcalde y portavoz- permitirá el flujo de los vientos térmicos dominantes de la costa, y se propone aprovecharla para definir un paseo ondulante y arbolado en dirección nordeste-suroeste, que atravesará el jardín. Además, y dado que los edificios

impedirán en parte que el sol se proyecte sobre el jardín en los meses de invierno, se habilitará un espacio destinado a las personas de más edad en la parte norte del espacio, junto a la calle Islas Canarias, en el que se instalarán aparatos biosaludables. Este espacio quedará delimitado, además, por unos muros que reproducen el patio de un antiguo almacén allí situado.

La actuación también contempla una amplia zona de juegos infantiles alejada de la calle Islas Canarias (dado la presencia de tráfico rodado en ésta). El área, que se abre a la calle peatonal que limita la parcela por el este, para que quede protegida de la circulación exterior, estará separada por edades y dispuesta en sentido longitudinal. Además, ha añadido Sergi Campillo, habrá una tercera zona, destinada a aparatos de musculación, situada en la parte oeste, al otro lado del paseo norte-sur.

La Casa dels Bous

La Junta de Gobierno Local ha aprobado también este viernes la modificación del ‘Proyecto básico y de ejecución de rehabilitación de la antigua Casa dels Bous y edificio anexo Tenyidors para sede del Museu de la Mar, una modificación que viene dada “por la voluntad clara e inequívoca de protección patrimonial, puesto que las excavaciones arqueológicas realizadas durante la ejecución del proyecto inicial dieron como resultado la aparición de unos restos en mejor estado de conservación de lo esperado”, ha explicado el vicealcalde y portavoz.

Campillo ha recordado que la modificación del proyecto es consecuencia de la intervención arqueológica en el marco de la rehabilitación y adecuación del inmueble, con el objetivo de “evitar su destrucción, garantizar su protección patrimonial y condicionar e integrar aquellos restos de interés que puedan incorporarse por sus particularidades y formar parte del futuro Museu de la Mar”.

El importe máximo previsto de la modificación no supera el 20% del precio inicial del contrato, ya que variación estimada del incremento del modificado es del 8%, es decir, 106.423,80 euros; con lo que el precio final del contrato es de 1.436.721,32 euros. La modificación conlleva, lógicamente, una ampliación del plazo inicial de las obras, que será de cerca de dos meses y medio, por lo que los trabajos concluirán el 30 de enero de 2023.

El marjal de Rafalell y Vistabella

Otro de los asuntos abordados en la reunión de la Junta de Gobierno de este viernes ha sido el acuerdo de solicitar a la Generalitat la declaración del Marjal de Rafalell y Vistabella como Zona de Especial Protección para los Pájaros (ZEPA). Sergi Campillo ha destacado la importancia de esta declaración, que permitirá la protección de una zona de marjal “que es casi un milagro que se haya conservado”, ha afirmado.

A pesar de su relativamente pequeño tamaño, la zona presenta una gran riqueza en hábitats recogidos, con nueve hábitats de interés comunitario, de los que tres son ‘hábitats de conservación prioritaria en el contexto europeo’; y seis son ‘ambientes de transición en el frente marino’ y ‘ambientes de transición halófilos y salobres’.

El ámbito recoge especies de flora de gran valor conservacionista, como limonium perplexum y otras especies recogidas en el catálogo valenciano de especies amenazadas, ha explicado el vicealcalde y portavoz municipal. Y por lo que respecta a las aves, existe una amplia representación de especies, entre ellas algunas catalogadas en Peligro de Extinción o Vulnerables en el Catálogo Valenciano de Fauna

Amenazada. “El análisis de oportunidades de mejora de la red de ZEPA en la Comunidad Valenciana evidencia que la incorporación del Marjal de Rafalell y Vistabella reforzaría y haría más sólida esta red, mejorando bajo este paraguas la conectividad a escala regional de los ecosistemas costeros y litorales”, ha concluido Campillo.

CatalàEspañol