València aprueba su presupuesto para 2023 de 1.042 millones, con 31,4 millones para el Canal de Acceso

La tercera parte de las cuentas municipales se destinará a costes de personal y aumentará en un 6,4% los gastos para hacer frente a la inflación y costes energéticos

El Ayuntamiento de València ha aprobado este lunes el Presupuestos Municipal para 2023 que asciende a 1.042 millones de euros, un 3,16% más que en 2022 y que por segundo año supera los mil millones de euros. El 36,4% de estas cuentas irán destinadas a pagar gastos de personal e incluirán una “importante aportación” de 31,4 millones para las obras del Canal de Acceso.

Así lo han anunciado el alcalde de València, Joan Ribó, y el concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, durante la rueda de prensa de presentación de los presupuestos municipales para el próximo año que intentarán hacer frente al contexto económico actual que para Ribó “no es expansivo, sino delicado y preocupante”, así como a la “repercusión del coste de personal, la energía, el combustible y los contratos públicos”.

Del mismo modo, el consistorio aumentará sus ingresos en 32 millones de euros gracias a las transferencias de la administraciones autonómicas y europeas. Incluirán la segunda anualidad de los fondos europeos Next Generation de 23,80 millones; el Plan Edificant de 5,7 millones; las entregas a cuenta del Estado, que aumentan por la subida del IVA; o las transferencias de la Conselleria de Políticas Inclusivas de 3,3 millones o de Labora para fomentar la ocupación por 3,4 millones. “Aumentarán los ingresos y no será por incrementar ningún impuesto municipal, al contrario” ha precisado el alcalde.

Además, se incluye una contratación de endeudamiento de 35 millones de euros quedando así una reducción neta de 2 millones de euros al amortizar 37 millones la deuda municipal. Según ha destacado el concejal de Hacienda, desde 2015 el Ayuntamiento ha reducido su deuda un 70% pasando de los 750 millones a los 230, el 24,5% del presupuestos y que sitúa por debajo de lo que marca la ley.

“Estamos satisfecho con este presupuesto no porque sea el que más crece, sino porque a pesar de haber sometido a un mayor estrés en gastos, este Ayuntamiento demuestra más claramente que desde 2015 se ha saneado y es mucho más solvente. Desde 2015, todos los valencianos y valencianas tienen un 41,28% más de presupuestos y deben un 70,35% menos en ocho año. Una foto fija bastante positiva” ha asegurado Sanjuán.

En este sentido, Ribó ha puesto en valor que “el Banco de España destaca que València es la gran ciudad española que más ha reducido su deuda desde 2015. Y esto lo hemos conseguido con una gestión honrada, responsable y eficiente, que nos ha permitido destinar más dinero a mejorar  el bienestar de la ciudadanía y la calidad de vida en nuestros barrios y pueblos”.

Gastos e inversiones

Por otra parte, el gobierno municipal aumentará los gastos con el objetivo de hacer frente a la subida de costes y “continuar dando el mismo servicio a la ciudadanía”. Así pues, se incrementarán en 14,3 millones de euros los gastos destinados a personal, alcanzando la cifra de 338,8 millones para la contratación de técnicos municipales y hacer frente al incremento salarial pactado por los agentes, el 32% del presupuesto total.

Del mismo modo, aumentan los gastos corrientes en bienes y servicios en 30,4 millones de euros, el 28% del total. Un aumento del 6,4% respecto a 2022 para hacer frente al precio de la energía, el pago del nuevo tributo estatal por la gestión de residuos o el nuevo contrato de zoonosis (para las plagas). Igualmente para el próximo año se destinarán 76 millones para la EMT, un 3,3% más “para hacer frente al incremento de costes por personal y combustible”, así como 42 millones para Bienestar social y 86 millones para residuos y limpieza.

Además, también se incorporan los ingresos y gastos de la Marina de València, concretamente la parte de la gestión de los inmuebles patrimoniales de la ciudad, como consecuencia de la disolución del Consorcio València 2007, que supondrá un gasto de 4,8 millones de euros.

En cuanto a las inversiones, prevén destinar 16 millones para el Ciclo Integral del Agua, concretamente, para el depósito de tormentas del Saler o mejorar la red de distribución; 3,7 millones para la finalización de las obras del Palau de la Música; 3,9 millones de euros para bomberos; 1,9 millones para la Devesa-Albufera; 5,8 para edificios escolares (CEIP 106 Malilla, CEIP Carles Salvador y CEIP San José se Calasanz); o 5,2 millones a la nave de deportes de Parc Central.

En total el presupuesto de inversiones del Ayuntamiento, sin contar el remanente, asciende a 287 millones para 2023, el “presupuesto inversor más alto de la historia” ha señalado el titular de Hacienda. En este sentido, ha explicado que este año el presupuesto de inversiones sumando los gastos y las transferencias de capital a otras entidades municipales suma 135 millones, 2 menos que en 2022; además tienen previsto incrementarlo en otros 150 millones con las inversiones que tienen financiación afectada y previstas en el presupuestos de 2022.

CatalàEspañol