València estrena un proyecto piloto para medir la capacidad de absorción de carbono de l’Horta

La concejala del Ciclo Integral del agua, Elisa Valía, ha explicado que se trata de una propuesta “pionera y rompedora y que nos replicarán en el resto de la Comunitat Valenciana y España”

El Ayuntamiento de València, a través de la Concejalía del Ciclo Integral del Agua y EMIVASA, impulsa un proyecto piloto para medir por primera vez cuánto carbono es capaz de absorber l’Horta.

Este sistema permitiría que l’Horta dispusiera de un certificado oficial como sumidero de Co2, pudiera fijar derechos de emisión y beneficiarse económicamente en los mercados internacionales.

La concejala del Ciclo Integral del agua, Elisa Valía, ha explicado que se trata de una propuesta “pionera y rompedora y que nos replicarán en el resto de la Comunitat Valenciana y España”.

Para la concejala, “como ayuntamiento, nosotros intentamos devolverle a l’Horta un poquito del que l’Horta siempre le ha dado a la ciudad durante tantísimos siglos y creo que es justo que València se gire hacia l’Horta, la ponga en valor, que contribuya a su sostenibilidad futura porque de esto dependen muchas cosas y el bienestar de la población”.

Elisa Valía ha agradecido la participación en el proyecto de Global Omnium y AENOR “porque son necesarios y porque son la garantía de que esta propuesta, que muchas veces ha estado encima de la mesa, será un éxito y vamos a sacarla adelante en unos plazos muy razonables”.

Valía también ha valorado “la inestimable colaboración de los agricultores y agricultoras porque saben que esto es un proyecto de futuro y que les ayudará a sostener de manera rentable su actividad económica”.

Además del Ayuntamiento de València, en el proyecto también participan otras entidades y administraciones, entre ellas la Consellería de Agricultura, el Tribunal de las Aguas, Global Omnium o AENOR, entre otras.

En este sentido, el secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural, Roger Llanes, ha destacado que “l’Horta es una singularidad a nivel mundial por el sistema agrario y el sistema de regadío que rodea una ciudad tan grande como València y, por lo tanto, poner en valor las externalidades, los valores positivos que tiene l’Horta, es un hecho de primer orden”.

Por su parte, el presidente del Tribunal de las Aguas, José Alfonso Soria, ha explicado que “los agricultores somos los auténticos ecologistas porque estamos descontaminando el ambiente y, por eso, la apuesta del Ayuntamiento de València es primordial”.

La Concejalía estima que será necesario dedicar un año aproximadamente a validar la metodología y otro año para certificar la capacidad de absorción de cada agricultor.

En estos momentos, EMIVASA destina unos 250.000 euros anuales a financiar proyectos internacionales que compensen la huella de carbono que emite a la atmósfera. La certificación oficial de la capacidad de absorción de l’Horta permitiría que la agricultura local pudiera fijar también derechos de emisión y beneficiarse económicamente.

L’Horta de València tiene una superficie de 7.800 hectáreas.

ValenciàEspañol