València pide la colaboración ciudadana para que ninguna persona sin hogar duerma al raso

La concejala Isabel Lozano ruega al vecindario que llame al 092, que es el teléfono de referencia

El Ayuntamiento cuenta en estos momentos con 715 plazas para facilitar un alojamiento nocturno a las personas sin hogar y quiere que ninguno de ellas duerma en la calle y sufra la actual “gran” bajada de temperaturas registrada en la ciudad.

Por esa razón, pide la colaboración ciudadana y ruega que cualquiera que se dé cuenta de una situación de este tipo llame al 092, que es el teléfono de referencia.

Este llamamiento lo ha hecho público hoy la concejala de Servicios Sociales, Isabel Lozano, al aclarar que con motivo de la llamada ‘Operación frío’ hay, además, cuatro recursos extraordinarios. Dos de ellos, el Centro municipal de Atención a Emergencias Sociales (CAES) y el Centro para personas en situación de sin hogar “El Carme”, incluso admiten mascotas. Los otros dos son el Polideportivo del Cabanyal y el Centro por la noche “El Mussol”.

La concejala Isabel Lozano ha recordado que la ’Operación frío’, que está en marcha desde el pasado 25 de noviembre, se ha intensificado estos días con la activación de nuevos recursos municipales como por ejemplo el Polideportivo del Cabanyal, donde se han habilitado 30 de las 90 plazas extraordinarias que se han añadido a las 625 ordinarias disponibles en la ciudad.

También ha destacado que el Centro por la noche “El Mussol”, destinado a personas mayores de 18 años sin hogar que se encuentran en situación de exclusión social con problemáticas asociadas de consumo de alcohol o drogas y/o salud mental, también se incluyen en la red normalizada de albergues de que se dispone en la ciudad de València.

“En general, además de alojamiento, todos los albergues dan a las personas sin hogar cenar, almuerzo, y alimentos en general, así como medicamentos, elementos de higiene y ropa”, ha resaltado la edil, quien ha añadido que la Concejalía de Servicios Sociales y diferentes entidades sociales, también trabajan para mantener una relación con algunas de estas personas y poder ayudarlas más allá del momento de urgencia.

“Es decir, estas atenciones permiten establecer una conexión más estrecha con las personas que viven en las calles y derivarlas a procesos de inserción y formación para conseguir su inclusión social”, ha concluido.

CatalàEspañol