València estudia alfabetos islámicos sobre huesos de mamíferos con su beca municipal de arqueología

Se han catalogado 250 objetos como agujas o dados de hueso y algunas piezas singulares como escápulas de bóvidos con alifato

La concejala de Patrimonio y Recursos Culturales del Ayuntamiento de València, Glòria Tello, ha explicado las novedades de la beca municipal de arqueología “convocada por primera vez después de 12 años”. “La beca de arqueología municipal correspondiente al año de 2020 comienza a dar sus primeros resultados y gracias a ella se está llevando a cabo el análisis de los objetos elaborados en materias duras animales (hueso, asta, cuerno, marfil y conchas de tortuga) recuperados en las excavaciones arqueológicas de la ciudad”, ha detallado la concejala Glòria Tello. 

Hasta el momento se ha revisado y catalogado un lote de 250 piezas y dentro de este trabajo se ha podido comprobar la importancia de las colecciones islámicas. Se han documentado objetos cotidianos como agujas o dados de hueso y algunas piezas singulares como escápulas de bóvidos con alifato (alfabeto islàmico llamado así por su primera letra alif). 

El uso del hueso como materia de escritura se documenta desde los primeros tiempos del Islam, especialmente sobre escápulas de grandes mamíferos como bóvidos o camellos, por tratarse de huesos planos de gran tamaño, soportes idóneos para la escritura. 

Desde la década de los ochenta del siglo XX se han dado a conocer una treintena de escápulas con escritura en todo el territorio de al-Andalus, la mayoría de ellas con alifato, aunque algunas presentan fragmentos de la basmala (fórmula ritual con la que dan comienzo las suras del Corán). 

En general, este tipo de piezas son interpretadas como objetos con finalidad didáctica, para favorecer la enseñanza de la caligrafía y escritura islámica, siendo utilizadas como modelo para recitar o copiar las letras. En Balansiya se han recuperado tres ejemplares, uno de ellos actualmente expuesto en el Museo de Historia de València y dos que forman parte de los fondos museográficos de la Sección Arqueológica del Ayuntamiento. 

Especialmente interesante resulta el ejemplar procedente de la calle Virgen de la Misericordia, inciso sobre una escápula izquierda de vaca o toro, con los grafemas realizados mediante continuas impresiones con un útil metálico mediante cincelado. Aunque la pieza está incompleta y fracturada se han podido identificar diferentes letras del alifato cúfico. Su cronología se sitúa entre los s. XII – XIII, antes de la conquista cristiana de València. 

“Este tipo de piezas nos acercan a los habitantes de Balansiya, a la difusión de la escritura árabe y la alfabetización de la sociedad en la València musulmana. Estos objetos manufacturados en materias primas animales no suelen centrar investigaciones arqueológicas y, sin embargo, se ha demostrado que tienen mucho que aportar al conocimiento de las comunidades del pasado”, ha explicado la concejala Glòria Tello. 

Por otra parte, la edil Glória Tello ha manifestado “más de una década después de que fuera eliminada por el PP por motivos económicos, el Ayuntamiento de València ha recuperado la convocatoria de la beca de catalogación, inventario y estudio de fondos arqueológicos municipales. Congelada en 2008, cuando se publicó por última vez, ha sido el 2020 cuando desde la concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales la hemos recuperado. Hay que recordar que no es la única beca que convocamos desde el área de Cultura, ya que también tenemos la habitual beca Velázquez y una de nueva creación: la Vicente Blasco Ibáñez”.



CatalanSpanish