València selecciona 130 hogares para un estudio europeo sobre salud y pobreza energética

Durante año y medio tendrán instalado un kit de eficiencia energética y se estudiarán sus consumos y la afección a la salud de sus habitantes.

130 hogares valencianos participarán en un estudio europeo sobre salud y pobreza energética. Unos sensores permitirán hacer un seguimiento de sus consumos y gastos en energía. Y paralelamente se revisará la salud de los miembros de las familias que viven en estas viviendas.

El objetivo de esta iniciativa es asesorar a estas personas para que paguen el justo precio por el gas o la electricidad y para que mejoren su estado de salud”, tal como ha informado hoy el concejal de Emergencia Climática y Transición Energética, Alejandro Ramon, al anunciar que el Ayuntamiento trabaja en la selección de estos hogares, un proceso en el que, en principio, se da prioridad a las viviendas de Camins al Grau, Algirós y Poblats Marítims.

Concretamente, la Concejalía de Emergencia Climática y Transición Energética y la Fundación València Clima y Energía han iniciado este proceso de selección de hogares valencianos para participar en el proyecto europeo WellBased.

En la primera fase de esta iniciativa europea, que coordina el Centro de Innovación social y urbana del Ayuntamiento de València, Las Naves, “se prioriza las viviendas de los barrios que tengan dificultades para pagar los suministros energéticos o problemas en la hora de mantener una temperatura adecuada y condiciones de confort en el hogar”.

El concejal de Transición Energética, Alejandro Ramon, ha recordado que “la salud está reconocida habitualmente como un derecho básico para cualquier ciudadano. Sin embargo, el acceso a la energía asequible y segura no se reconoce como tal”.

Y es innegable que disponer de una energía suficiente para satisfacer las necesidades vitales básicas tiene un impacto en la salud física y mental de las personas”, ha afirmado.

Por su parte, el concejal de Innovación, Carlos Galiana, ha explicado que “el proyecto Wellbased quiere contribuir a visibilizar las situaciones de pobreza energética y su impacto en la salud de nuestra ciudad, así como establecer e implementar estrategias para reducirla”.

“Es un proyecto que nos pone de frente contra esta problemática, la cual es todavía más visible con la subida del precio de la luz“, ha añadido.

Sensores en el domicilio y revisiones médicas de salud

El objetivo del proyecto “es empoderar energéticamente los hogares, asesorar a las familias para pagar lo justo por los suministros energéticos como el gas o la electricidad y mejorar la salud de los miembros de la familia”, han coincidido los concejales.

Para ello, durante dieciocho meses, los hogares que participan en el programa permitirán que los técnicos del proyecto hagan un seguimiento de sus consumos y gastos en suministros energéticos, recopilando facturas y accediendo a la lectura de su contador de manera remota. También medirán de manera continua la temperatura, la humedad y el CO₂ de los hogares gracias a la instalación en el domicilio de un sensor autónomo.

Además, durante ese periodo, de manera regular, se estudiará el estado de salud de los miembros de la familia tomando datos, por ejemplo, de la tensión arterial, la saturación de oxígeno, la capacidad pulmonar o la calidad del sueño.

En total en toda Europa participarán en este estudio aproximadamente 875 personas, unas 180 valencianas. Todos estos datos tendrán un tratamiento confidencial y ayudarán a establecer una relación sobre el impacto que tiene en la salud el acceso a la energía.

Según Alejandro Ramon “en la ciudad de València una de cada cinco hogares está en riesgo de no poder pagar la factura de la luz y la situación se está agraviando con la crisis energética y la escalada de precios. Este tipo de estudios permiten que la Administración mejore sus políticas para hacerlas más justas, saludables e inclusivas”. “Queremos que el Derecho a la Energía sea una realidad en los barrios de València”, ha asegurado.

WellBased es un proyecto europeo que cuenta con un presupuesto de 5,1 millones de euros, de los cuales aproximadamente 1,6 millones se invertirán en València. Además de València el estudio se llevará a cabo en las ciudades de Heerlen (Países Bajos), Leeds (el Reino Unido), Edirne (Turquía), Obuda (Hungría), Jelgava (Letonia) y la ciudad de Skopje, en Macedonia del Norte, como observadora.

El proyecto, en el cual también colaboran entre otros la Universitat de València y el Hospital Clínico de València, se coordina en el ámbito europeo desde el Ayuntamiento de València por el centro de innovación Las Naves y el proceso de selección lo lleva a cabo la Fundación València Clima y Energía.

Para formar parte de este estudio, los particulares que lo desean pueden ponerse en contacto con la Fundación València Clima y Energía en el tel. 96 106 15 82 – 657 815 577 o a través del correo [email protected]

ValenciàEspañol