València rinde homenaje a Blasco Ibañez con la exposición “Una ploma que va conquistar el món”

El alcalde, Joan Ribó, ha calificado de “un acto de justicia y de admiración reivindicar la obra y la memoria de un hombre que siempre luchó por las libertades y dio testimonio del estrecho vínculo que lo unía a València”

Al cumplirse un siglo de la Semana de homenajes que la ciudad de València ofreció al escritor, político y periodista Vicente Blasco Ibáñez, el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Cultura, ha recogido la conmemoración, cien años después, con la exposición “Vicente Blasco Ibáñez (1921-2021): Una ploma que va conquistar el món”. El alcalde, Joan Ribó, acompañado por la concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Gloria Tello, ha inaugurado hoy la muestra en la Sala Municipal de Exposiciones, sita en la calle del Arzobispo Mayoral, en un acto que ha contado con la presencia de los comisarios de la exposición, Emilio Sales y Tono Herrero, así como representantes de numerosas entidades blasquistas.

“Es un acto de justicia y de obligada admiración –ha afirmado el alcalde- seguir adelante con la tarea de reivindicación de la obra y la memoria de un hombre que siempre luchó por las libertades, y que además dio testimonio del estrecho vínculo que lo unía a València por todas partes”. Joan Ribó ha subrayado la importancia de la vida y la obra de Blasco “porque su estímulo nos ayudó, como símbolo identitario del pueblo, a trabajar en la misma dirección”.

La muestra surge como conmemoración del centenario de la semana de homenajes que la ciudad de València tributó a su novelista más internacional, en el año 1921, tras el éxito clamoroso cosechado por el escritor en su aventura americana. Se trata de una iniciativa con una orientación a la vez retrospectiva y prospectiva, puesto que, además de evocar una efeméride de la cual ahora se cumplen cien años, deja abiertas las puertas a proyectos futuros, en los cuales es posible rastrear la pervivencia del legado blasquista en el imaginario colectivo valenciano.

El alcalde de València ha explicado que fue en 1921, “cuando, por la duración de los festejos y la multitudinaria asistencia a las actividades programadas, el escritor sintió seguramente más de más cerca el aprecio del Ayuntamiento de València y de los pueblos de la provincia que se sumaron a la celebración de su éxito internacional”. Ribó ha recordado también el afecto que también se manifestó a Blasco unos años antes, en 1906, cuando recibió la distinción de la Legión de Honor del gobierno francés: “por las calles de València se entonaba con fervor La Marsellesa, y la gente se felicitaba por la popularidad de su ídolo, de un personaje que algunos, desde Madrid también, consideraban una gloria”. “Blasco sobrevivió a su muerte física, y su legado resultó perdurable”, ha manifestado Joan Ribó.

Por su parte, la concejala de Patrimonio y Recursos Culturales, Gloria Tello, ha detallado el proceso de gestación y realización de este proyecto expositivo de conmemoración, “que ha ido creciendo desde el momento inicial de su concepción como una muestra temporal que tendría sede en la Casa Museo Blasco Ibáñez, y ha acabado pasando, por sus dimensiones, a este recinto expositivo más grande, para que pudiera acoger más ampliamente el discurso proyectado”. Tello ha hecho hincapié en el interés de los fondos aportados por organismos municipales, tanto de los museos de la Concejalía de Patrimonio y Recursos Culturales, como otros pertenecientes a las concejalías de Acción Cultural y Cultura Festiva, así como también los suministrados por la Fundación Centro de Estudios Blasco Ibáñez, “una documentación desconocida para muchas personas investigadoras”, ha subrayado.

“Esta es la principal valía de la exposición, en la que se ha tratado, por un lado, de recuperar un hito cultural de gran importancia en el imaginario colectivo del pueblo valenciano; y por otro, de ir más allá en el tiempo, hasta encontrarnos con un proyecto como el del museo del Folclore y de Etnología, que está en las raíces de la museografía moderna de la ciudad”, ha explicado la concejala.

Tres bloques de contenidos

La exposición organiza su discurso en tres grandes bloques de contenidos. En el primero, se refleja el periodo temporal que condujo a Blasco Ibáñez desde las sombras de su aventura argentina hasta las luces de su triunfo apoteósico en los Estados Unidos, en 1919-1920, motivo por el que el Ayuntamiento de València y los casinos y asociaciones republicanas de la ciudad decidieron rendirle un fervoroso homenaje. El segundo bloque se centra en la descripción de unos fastos que duraron varios días e incorpora los itinerarios recorridos por el escritor y la repercusión de los homenajes en la prensa local, nacional e internacional. Finalmente, la muestra se centra en tercer lugar en el proyecto de un museo del Folclore y Etnografía, del cual Blasco fue promotor, y que sería germen otros espacios museográficos que enriquecen hoy la vida cultural de la ciudad.

Se han rescatado para ser exhibidos por primera vez varios documentos de interés, procedentes del Archivo Histórico del Ayuntamiento, y asimismo, y con el objetivo de rememorar célebres motivos efímeros de aquella Semana de homenajes, se ha incluido la reproducción a escala del arco triunfal levantado en la calle de La Paz y de tres maquetas, elaboradas en 3D, que imitan a algunas de las que desfilaron por las calles de València el 21 de mayo de 1921.

El director Casa Museo Blasco Ibáñez y comisario de la exposición, Emilio Sales, ha explicado que se trata de una exposición “eminentemente gráfica y documental, donde hemos tratado de rescatar todo el material posible relativo en la efeméride de mayo de 1921”. El también comisario Tono Herrero ha señalado que el objetivo ha sido “ir más allá de la pura descripción del homenaje de 1921, y hacer comprensibles las razones que lo hicieron posible”.

CatalanSpanish