València activa el dispositivo de la ‘Operación frío’ ante el desplome de las temperaturas

El albergue municipal acoge a 90 persones desde que empezó la ‘Operación frío’ en noviembre.

La Concejalía de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de València ha reforzado el dispositivo de la Policía Local de València ante el desplome de las temperaturas previsto a partir del domingo cuando las mínimas podrían descender por debajo de los cuatro grados. La patrulla X-4, que atiende a personas sin hogar, reforzará sus funciones junto a la Unidad de Convivencia y Seguridad (UCOS).

Estos dos servicios municipales repartirán mantas y alimentos, “como han hecho en los días pasados”, y ofrecerán alojamiento en centros de acogida o trasladarán a un centro hospitalario en el caso de que la situación de la persona lo requiera.

Asimismo, “atenderán cualquier contingencia que se produzca”, tal como ha anunciado hoy el concejal de Protección Ciudadana, Aarón Cano, quien ha recordado que la Policía Local de València el año pasado entregó 334 mantas y 61 bolsas de comida, atendió 87 servicios humanitarios junto a los Servicio de Atención a Urgencias Sociales (SAUS), y trasladó a 428 personas a albergues, residencias u hospitales, en colaboración con Emergencias.

“Hemos activado nuestro dispositivo de operación frío en cuanto hemos conocido que se iba a producir un descenso de las temperaturas. En esta ocasión, lo activamos desde el momento en el que tuvimos constancia que se aproximaba un nuevo temporal que, inicialmente, podía llegar acompañado de fuertes rachas de viento, especialmente difíciles si las personas viven en la calle y posteriormente vendría acompañado de temperaturas muy bajas que podían agravar la situación” ha comentado el concejal Aarón Cano.

“El refuerzo se produce con un seguimiento especial que se realiza entre las 19:30 horas y las 02:30 y se prolongará hasta el próximo martes 24 de enero”, ha añadido el edil tras detallar que la entrega de mantas se ha disparado durante el último trimestre del 2022 aunque las temperaturas no han sido tan bajas como otros años.

La Policía Local de València entregó 67 mantas en el primer trimestre de 2022, 31 en el segundo, seis en el tercero, y 230 en el cuarto. Por lo que respecta a los servicios humanitarios, se han mantenido más o menos estables durante todo el ejercicio con una media de alrededor de 20 atenciones trimestrales mientras que los traslados a centros sanitarios y albergues se han reducido paulatinamente durante el año. El 2022 empezó con 126 traslados, en el segundo trimestre, se hicieron 160, 66 en el tercero y 76 el último trimestre del año.

El albergue municipal acoge a 90 persones desde que empezó la ‘Operación frío’ en noviembre

La denominada ‘Operación Frío’, organizada por el Ayuntamiento para dar respuesta a quienes precisan un alojamiento nocturno ante la bajada de las temperaturas en la ciudad, continua en marcha, y desde su activación, el pasado 25 de noviembre y hasta el 15 de enero el Centro municipal de Atención a Emergencias Sociales (CAES) ha dado cobijo a casi 90 personas, 87 (74 hombres y 13 mujeres), que en total han pernoctado en este albergue en 803 ocasiones, y han recibido 1985 intervenciones integrales.

Asimismo, este dispositivo municipal, que también facilita ropa de abrigo y bebidas calientes a las personas sin hogar que no quieren acudir a las 673 plazas de alojamiento que están a su disposición en València, ha prestado 187 atenciones integrales (con, por ejemplo, orientación social y jurídica); y ha realizado 247 entregas de comestibles, medicamentos, y elementos de higiene y ropa.

La concejala de Servicios Sociales, Isabel Lozano, ha facilitado hoy estos datos “que ha valorado muy positivamente porque demuestran que el Ayuntamiento de València no deja a nadie atrás”, ha destacado la “importancia” de este dispositivo, activo desde finales de noviembre, ante la bajada de las temperaturas, y ha detallado que “durante mes y medio, el CAES ha facilitado el alojamiento de 90 personas, con las cuales se está haciendo una intervención social que es muy importante”.

Isabel Lozano ha recordado “la flexibilidad de este este centro municipal, que admite hasta mascotas”. “Se encuentra ubicado en la calle Santa Cruz de Tenerife, en el centro histórico, cuenta con un presupuesto municipal de 101.000 euros, y ofrece kits de ropa, de cuidado personal, y varias comidas al día para que a nadie le falte nada”, ha concretado tras resaltar “la importancia de las atenciones que se llevan a cabo a pie de calle, con el seguimiento oportuno”.

“En total, el gobierno local ha invertido más de dos millones anuales para en poner a disposición de las personas 673 plazas en diferentes recursos de alojamiento, de las cuales 60 son plazas extra que se activan mientras está en marcha la ‘Operación Frío’”, ha detallado, tras hacer mención especial de 12 nuevas plazas habilitadas en el barrio de Nou Moles.

Este dispositivo, activado el 25 de noviembre, se prolonga hasta principios de marzo. Si bien, tal como ha indicado la edil de Servicios Sociales, se puede poner en marcha en cualquier momento del año, por alerta climatológica u otras circunstancias de emergencia social. “Ahora -ha destacado- ante la alerta de la Agencia Estatal de Meteorología sobre la bajada de las temperaturas, el Ayuntamiento quiere recordar el valor e importancia de este tipo de servicios que son fundamentales para las personas que necesitan un lugar donde dormir y refugiarse cuando hace frío, en el que además se les ofrece comida, y se pueden lavar la ropa y duchar”.

Isabel Lozano ha reiterado que los albergues también dan la oportunidad a los equipos municipales de la Concejalía de Servicios Sociales, así como de diferentes entidades sociales, de mantener una relación con algunas de estas personas y poder ayudarles más allá del momento de urgencia, “es decir, estas atenciones permiten establecer una conexión más estrecha con las personas que viven en las calles y derivarlas a procesos de inserción y formación para conseguir su inclusión social”, ha añadido.

En la llamada ‘Operación frío’ interviene el Servicio de Urgencias Sociales municipal (SAUS), que actua de forma diaria, y durante las 24 horas del día, gracias al nuevo contrato de 1,3 millones de euros anuales, aprobado por el Ayuntamiento para incrementar las labores que lleva a cabo este equipo.

“La mejora de atención a las personas más vulnerables de la ciudad se ha incrementado de forma considerable con este nuevo contrato y, de hecho, el equipo itinerante que cubre este servicio ahora puede actuar de forma mucho más ágil y rápida frente a situaciones como pérdida inesperada de alojamiento, así como cubriendo las necesidades básicas de las personas sin techo frente a emergencias climáticas”.

En la ‘Operación Frío’ también intervienen la Sección Municipal de Atención Social a la Exclusión, el Centro de Atención a Personas Sin Techo, la Unidad X4 de Policía Local, adscrita al CAST, el Centro de Apoyo a la Inmigración, y el resto de Unidades de la Policía Local, con la colaboración de Cruz Roja, la Fundación Salud y Comunidad, y Cáritas Diocesana de València.

“Entre todas y todos se hace una tarea fundamental para que nadie pase frío durante el invierno en la ciudad de València, respondiendo a las necesidades de las personas sin hogar en nuestra ciudad, tanto en situaciones puntuales por frío -o calor en verano-, como por emergencias sociales o climáticas. Además, trabajamos para iniciar procesos más intensos de cambio e inserción social que puedan terminar en una vida autónoma fuera de la situación de calle”, ha manifestado la concejala.

CatalàEspañol