València se prepara para la ‘operación frío’ con 673 plazas de alojamiento

La concejala de Bienestar Social, Isabel Lozano, ha explicado que la campaña comenzará el próximo 1 de diciembre, salvo que las condiciones meteorológicas aconsejen adelantarla

El Ayuntamiento de València ya tiene listos todos los recursos para la puesta en marcha de la operación frío 2022-2023 que, tal como ha explicado la concejala de Servicios Sociales, Isabel Lozano, “sigue ofreciendo, como en los años anteriores, una cifra récord de plazas y recursos públicos”.

El consistorio invierte más de dos millones de euros cada año en poner a disposición de las personas que lo necesiten un total de 673 plazas en diferentes recursos de alojamiento, de las cuales 60 son plazas extra que se activan mientras está en marcha la operación. Tal como ha subrayado Lozano, “en València no dejamos a nadie atrás”.

El dispositivo se activará, como es habitual cada año, el próximo 1 de diciembre, aunque tal como ha recordado la concejala, “se puede activar antes, y también después del plazo previsto de conclusión, el próximo 1 de marzo, en función de las necesidades, tanto por alerta climatológica como por otras circunstancias de emergencia social”.

De hecho, la muerte de una persona sin hogar, este fin de semana que podría haber estado causada por la bajada de temperaturas, ha hecho que la opinión social se sensibilice aún más con esta problemática que se acentúa con el frio.

Según explicaban hoy, la operación frío dará respuesta a todas las personas que necesiten alojamiento nocturno, y asimismo facilitará ropa de abrigo y bebidas calientes a aquellos ciudadanos y ciudadanas sin hogar que no quieran acudir a los albergues que se ponen a su disposición”.

Isabel Lozano ha recordado que el Centro municipal de Atención a Emergencias Sociales (CAES), ubicado en la calle Santa Cruz de Tenerife, es un centro “flexible, hasta el punto de que también admite mascotas”. Este recurso, que permanecerá abierto durante toda la operación frío, cuenta con un presupuesto municipal de 101.000 euros, lo que permite ofrecer también ropa y elementos de cuidado personal, así como varias comidas al día.

Lozano ha destacado “la importancia de este tipo de servicios, especialmente durante la época de frío”; y ha recordado que València dispone de 673 plazas de acogida; aunque si existiera una demanda mayor, se está en disposición de habilitar otros espacios. “Este es un servicio fundamental para las personas que necesitan un lugar donde dormir y refugiarse cuando hace frío –ha destacado la concejala- y, además, se les ofrece comida, pueden lavar su ropa, y también tiene servicio de ducha y aseo personal”.

Establecer relación con las personas atendidas

Además de la asistencia material, los albergues dan también la oportunidad a los equipos técnicos de la Concejalía de Servicios Sociales y de las entidades sociales colaboradoras, de establecer contacto y relación con estas personas para poder ayudarlas más allá del momento de urgencia. “Estas atenciones nos dan la ocasión de iniciar una conexión más estrecha con estas personas que viven en las calles, para poder derivarlas a procesos de inserción y formación, con el fin último de conseguir su inclusión social”, ha explicado la concejala Isabel Lozano.

La operación frío cuenta con la participación del SAUS, Servicio de Urgencias Sociales municipal, que trabaja las 24 horas del día, en virtud del nuevo contrato aprobado este año por el Ayuntamiento, con un presupuesto de 1,3 millones de euros anuales, que ha permitido incrementar las labores que lleva a cabo el equipo.

Tal como ha explicado Lozano, “la mejora de atención a las personas más vulnerables de la ciudad se ha incrementado de forma considerable con este nuevo contrato y, de hecho, el equipo itinerante que cubre este servicio puede ahora actuar de forma mucho más ágil y rápida frente a situaciones como la pérdida inesperada de alojamiento, y también puede cubrir las necesidades básicas de las personas sin techo frente a emergencias climáticas”.

También interviene en la Operación Frío la Sección Municipal de Atención Social a la Exclusión, el Centro de Atención a Personas Sin Techo, la Unidad X4 de Policía Local, adscrita al CAST, el Centro de Apoyo a la Inmigración, y el resto de Unidades de la Policía Local, con la colaboración de Cruz Roja, la Fundación Salud y Comunidad, y Cáritas Diocesana de València.

“Entre todas y todos se lleva a cabo una tarea fundamental para que nadie pase frío durante el invierno en la ciudad de València –ha subrayado la concejala Lozano- se da respuesta a las necesidades de las personas sin hogar en nuestra ciudad, tanto en situaciones puntuales por frío (o por calor, en verano), como por emergencias sociales o climáticas. Además, trabajamos para iniciar procesos más intensos de cambio e inserción social que puedan terminar en una vida autónoma fuera de la situación de calle”, ha concluido la concejala.

CatalàEspañol