València podría perder 20 millones de fondos europeos al no suprimir el túnel de Pérez Galdós

La oposición afirma que dejó el proyecto adjudicado y que debería empezar a redactarse para no perder la financiación y la alcaldesa, Maria José Catalá, insiste en que 'no se va a perder ni un euro'

La portavoz adjunta de Compromís en el Ayuntamiento de València, Papi Robles, y el concejal de Compromís Giuseppe Grezzi, han alertado hoy que el gobierno de María José Catalá está “poniendo en peligro 20 millones de euros de fondos europeos” si no se lleva a cabo la eliminación del túnel de Pérez Galdós y la reurbanización del entorno, dotando de espacios verdes y peatonales a toda esa zona.

Cabe recordar que este proyecto de renaturalización de la avenida Pérez Galdós-Giorgeta forma parte de un paquete de medidas que el anterior gobierno municipal presentó a los fondos europeos Next Generation, que fueron definitivamente concedidos hace unos meses. De hecho, el proyecto ‘Arrels’ que ganó el concurso de ideas y que contemplaba suprimir el túnel y convertirlo en un tanque de tormentas fue la base de presentación de las ayudas, como recuerdan desde Compromís, y ello contempla una serie de condicionantes que no se podrían cumplir si no se elimina el túnel.

En ese sentido, Papi Robles ha reclamado a Catalá que lleve adelante este proyecto: “No se lo pedimos sólo desde Compromís, a través de una moción que hemos presentado para el próximo Pleno, lo hacen también los vecinos y vecinas del barrio, con quien hemos hablado y acordado los puntos clave”. “Le pedimos que gestione con responsabilidad y sin sectarismos, y que sea fiel al proyecto que firmó de la Capitalidad Verde Europea y de la reducción de emisiones”. 

Por su parte, Giuseppe Grezzi ha señalado que “el túnel representa una verdadera autopista urbana que desde hace décadas afecta a la calidad de vida de los miles de vecinos y vecinas que viven en torno a los cerca de 2,5 kilómetros que abrazan las dos avenidas, creando una situación de insalubridad por los altos niveles de contaminación acústica y atmosférica”.

Además, Grezzi, que ha puesto como ejemplo las ciudades de Utrecht o Seúl que han reconvertido autopistas en espacios verdes, ha afirmado a la contaminación de esta “anacrónica infraestructura” hay que sumarle otros problemas como “la falta de accesibilidad, de permeabilidad y la inseguridad vial”.

“20 millones en juego”

La pérdida de una subvención para un proyecto tan importante y tan costoso para la ciudad sería un error histórico, un desperdicio económico sin precedentes y una traición a los vecinos y vecinas afectados de la Raiosa, Patraix, Nous Moles, La Petxina y Arrancapins” señalan desde la formación valencianista, que añaden que “renunciar a este proyecto sería alejarse de las principales capitales europeas y mundiales para convertirse en la capital provinciana de Madrid que Almeida quiere“. 

Por otra parte, la concejala del PSOE, María Pérez, en declaraciones a los medios ha recordado que este proyecto debería estar ya redactado. “Se lo dejamos con un concurso ganado, con la redacción adjudicada y debería empezar a redactarse” ha señalado la socialista, que también ha apuntado que “es materialmente imposible no perder los fondos y empezar de nuevo replantear el proyecto porque los plazos no dan. En la ecuación de ‘quiero cambiarlo y a la vez mantener fondos’ los meses no suman”. 

Catalá defiende que los fondos no están en riesgo

Sin embargo, la alcaldesa de València, Maria José Catalá, ha insistido este lunes en que “no se va a perder ni un euro de financiación europea” y ha asegurado que los fondos europeos “no están condicionados exclusivamente al túnel”. “Lo digo hoy, mañana, pasado y cuantas veces me preguntéis, no se va a perder ni un euro de financiación. Pido un poquito más de rigor a la oposición a la hora de hacer pronunciamientos que alarman sobre algo que no es verdad” ha remarcado. 

“El estudio que se remite a la Unión Europa no contempla una medida concreta, contempla una mejora y pacificación del tráfico en Pérez Galdós” señala la alcaldesa, que también ha recordado que todavía se está estudiando con simulaciones de tráfico “distintas alternativas” para esta vía. “No descarto ninguna solución, estoy haciendo un trabajo importante con simulaciones para saber por donde se desviaría el tráfico y de cómo se podría hacer, o que tipo de colapso se generaría al no prever esos desvíos o no dotar de una solución a esos 60.000 vehículos al día” ha añadido.