La ausencia de seis concejales del gobierno impide aprobar los festivos locales en València

El pleno ha rechazado la propuesta del equipo municipal que pretendía cambiar la festividad de San Vicente a abril para probar el experimento de la jornada laboral de cuatro días

El pleno del Ayuntamiento de València ha rechazado la propuesta del equipo municipal para los festivos locales del calendario laboral de 2023. El gobierno del Rialto planteaba pasar la festividad de San Vicente Mártir (22 de enero) al lunes 24 de abril para probar la semana laboral de cuatro días en el mes mes abril, quedando así cuatro días festivos en un mes.

Sin embargo, este punto no ha salido adelante al no contar con suficiente apoyo en la votación, 11 votos a favor y 16 en contra, ya que en el momento de la votación seis concejales del gobierno se habían ausentado del pleno, lo cual ha impedido una mayoría suficiente. Esta propuesta se volverá a tratar en una sesión extraordinaria que se convocará en los próximos días.

Esta situación ha provocado momentos de tensión y las críticas de la oposición, ya que el gobierno municipal ha acusado al PP de forzar la votación cuando han visto que parte de los concejales habían salido del hemiciclo. La vicealcaldesa de València, Sandra Gómez, ha señalado en su cuenta de Twitter que “La desesperación de la oposición se lee estas absurdas muestras de descortesía parlamentaria. Han aprovechado que hemos salido del pleno para tratar la manifestación de bomberos que estaba discurriendo en ese momento para solicitar que se anticipe el voto en un punto“.

“Lo peor es que viene siendo habitual en el pleno del Ayuntamiento las largas ausencias injustificadas de la portavoz del PP. Y de su propio grupo. Como en este mismo momento” expone en el hilo, en el que concluye que “Un intento desesperado y frustrado de intentar pervertir la voluntad del pleno. Y que no va a ningún sitio porque se aprobará posteriormente. Que pena que solo puedan quedar para estos momentos“.

Del mismo modo, el concejal de Cultura Festival, Carlos Galiana, ha garantizado durante su intervención el apoyo de este gobierno a las fiestas y ha asegurado que este cambio no perjudica a los falleros porque “estos se planifican con mucho tiempo para pedir permisos laborales”. Igualmente ha defendido la jornada de cuatro días porque asegura no perjudicaría al comercio ni a la hostelería y tiene el objetivo de “mejorar le bienestar y la felicidad de las personas”.

“El 17 de marzo festivo aperturable”

Por su parte, el PP ha señalado que “es una desfachatez cómo funciona este Gobierno” y ha recordado que “la Generalitat ha requerido hasta en dos ocasiones al Ayuntamiento de Valencia la remisión del acuerdo del Pleno de la Corporación proponiendo las dos festividades laborales de carácter local ante la urgencia en confeccionar, aprobar y publicar el calendario laboral para el próximo 2023”.

El concejal del Partido Popular, Santiago Ballester, durante su intervención en el pleno ha indicado que “la propuesta del gobierno de declarar festivo el 24 de abril para realizar el experimento laboral de 4 días de Ribó no estaba consensuado con todos los actores implicados”. “Declarar 4 festivos en un mes, suponía el cierre de una semana del comercio” ha advertido Ballester.

“Exigimos una solución inmediata para que los valencianos no pierdan un día festivo y para que los comercios puedan organizarse el calendario laboral” ha afirmado el Partido Popular, que también ha señalado que “para que los valencianos no pierdan un día festivo y para que los comercios puedan organizarse, presentarán una iniciativa para que el 17 de marzo sea día festivo aperturable“.

CatalàEspañol