València subastará 23 propiedades en el Cabanyal-Canyamelar y blindará su uso para evitar pisos turísticos

En total se subastarán 8 viviendas, 8 solares y 7 antiguos almacenes que actualmente se encuentran degradados para 'rehabilitar y regenerar' el barrio

El Ayuntamiento de València, concretamente el Consejo Consell de Administración Plan Cabanyal-Canyamelar, subastará próximamente 23 propiedades con el objetivo de “regenerar y “rehabilitar” el barrio, además de facilitar que familias del barrio puedan recuperar y habilitar algunas de las viviendas que expropió el anterior gobierno municipal de la época de Rita Barberá para el proyecto de ampliación de la avenida de Blasco Ibáñez.

Así lo ha adelantado la vicealcaldesa y concejal de Desarrollo Sostenible, Sandra Gómez, en la rueda de prensa de este jueves para informar sobre los futuros proyectos urbanísticos de la ciudad, en la que también ha explicado que en total se subastarán 8 viviendas, 8 solares abandonados y 7 antiguos almacenes y locales comerciales que actualmente están desocupados y que presentan grandes síntomas de degradación.

La gran mayoría de los inmuebles que se sacarán a subasta se encuentran en la “zona 0” con la intención de darle “un empujón” a la rehabilitación, y en el entorno de la calle San Pedro y la Estación del Cabanyal, que próximamente se convertirá en un “gran bosque urbano“. En este punto el gobierno de la época del PP expropió entre 170 y 180 viviendas para ser derribadas, lo que asegura la dirigente socialista “supuso un gran sufrimiento para más de 400 familias”.

Cabe recordar que el consistorio ya realizó una subasta de 40 viviendas y solares en los años 2016 y 2017, y que según la vicealcaldesa “funcionó bastante bien” y que por ello se volverá repetir. La voluntad del Ayuntamiento es que estas propiedades se destinen a uso residencial y a bajos comerciales que reactiven el motor económico del barrio. Es por ello que la titular de Urbanismo ha advertido que se prohibe destinarse como alquiler vacacional y que en el caso de que suceda, la administración ejecutará acciones de reversión.

Al ser preguntada por el precio de salida que ostentarán estos inmuebles, ha explicado que el consejo de Administración todavía tiene que determinarlo una vez apruebe este mes la salida de subasta pública, pero que será por un precio menor al que marca el mercado, y que todo dependerá del tipo de propiedad porque no es lo mismo un solar, un antiguo almacén que una vivienda.

Del mismo modo, podrán presentar ofertas por uno o varios inmuebles, aunque solo podrá ser adjudicado uno de ellos por persona. Además, según ha señalado Gómez habrá una serie de requisitos o puntuación que se contarán para otorgar dichas viviendas, solares y bajos comerciales, entre ellos destacará el precio, estar empadronado o trabajar en el Cabanyal-Canyamelar, que se destine a residencia habitual o permanente, que se ofrezca como vivienda de alquiler al menos durante 10 años, los oferentes sean personas menores de 35 años o mayores de 65 años, o que se convierta a uso residencial.

En la misma sesión del Consejo, se prevé adjudicar, por un importe de 400.000 euros, la rehabilitación del edificio municipal de la calle de Amparo Guillem, que también era un inmueble expropiado para su demolición, y que se prevé recuperar como sede de oficinas para la sociedad Pla Cabanyal, “una oficina de proximidad y de cercanía para dar un buen servicio al barrio”, ha explicado Sandra Gómez.

Regeneración pública

Por otra parte, la concejal de Vivienda, Isabel Lozano, anunció hace varias semanas una nueva inyección de dos millones bajo el programa de Ayudas a la Regeneración y Renovación Urbana (ARRU), que va destinado a personas particulares que rehabiliten sus viviendas en el barrio de El Cabanyal, además de 25 viviendas de titularidad pública que una vez rehabilitadas pasarán a formar parte del parque de vivienda asequible municipal, se sumarán a las más de 30 que ya se han mejorado y que han sido adjudicadas a familias con un alquiler asequible.

Además se reformarán por completo siete edificios municipales por valor de 520.000 euros, para los cuales ya se ha aprobado contratar la redacción de proyectos y dirección facultativa de las obras.

ValenciàEspañol