Instan al Valencia CF a responder sobre las condiciones urbanísticas para acelerar el Nuevo Mestalla

El alcalde asegura que “la pelota está ahora en el tejado” del club, que se ha comprometido a responder en breve

El alcalde, Joan Ribó, ha asegurado que “no hay ninguna voluntad de retrasar la construcción del Nuevo Mestalla”; ahora bien, “queremos tener seguridad jurídica”.

El consistorio envió el pasado 16 de noviembre dos fichas urbanísticas” al Valencia CF para empezar a trabajar en un nuevo convenio, en las que se fija como primer requisito que la comercialización del terreno terciario del estadio de Corts Valencianes está condicionada a garantizar el polideportivo de Benicalap.

El alcalde ha pedido formalmente una respuesta al club durante el encuentro que ha mantenido este mediodía con Wee Kiat Lim, miembro del Consejo de Administración del Valencia CF; la presidenta de la entidad, Layhoon Chan, y el director corporativo, Javier Solís.

La visita de los representantes del club deportivo a Alcaldía tiene lugar el día siguiente de su Junta General de Accionistas de la temporada 2021-2022, en la que se abordó el asunto del Nuevo Mestalla.

El alcalde ha dejado claro que “este estadio a medio construir no nos gusta, no es una buena imagen de la ciudad y cuanto antes pueda desaparecer, mejor”. Sin embargo, ha insistido en que debe hacerse “en condiciones, con seguridad jurídica y cumpliendo los requisitos”.

En ese sentido, Joan Ribó ha explicado que desde hace casi un mes el València CF dispone de dos documentos que permitirán sentar las bases del nuevo convenio entre la entidad y el consistorio.

En estos textos se traslada al Valencia CF que podrá comercializar el terciario de Corts Valencianas si garantiza el polideportivo de Benicalap; un requisito que se aplica igualmente para el antiguo Mestalla. “La pelota está en su tejado y se han comprometido a responder en breve”, ha remarcado el máximo responsable municipal.

Según el alcalde, este tiene que ser el primer paso y, a partir de ahí, desde el diálogo entre las dos partes, se tendrán que concretar después aspectos más específicos, como, por ejemplo el aforo del nuevo estadio o detalles del polideportivo.

Las condiciones urbanísticas

Esta misma mañana, la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, ha ofrecido una rueda de prensa para dar a conocer los detalles de “la primera fase del convenio” entre el Ayuntamiento y el Valencia CF, que está en estos momentos en elaboración mediante el diálogo y el trabajo conjunto entre representantes del equipo de fútbol y de la Concejalía de Urbanismo.

Tal como ha asegurado Sandra Gómez, se trata de un texto que obra en poder del Valencia CF “desde el pasado 16 de noviembre”, pero cuyos detalles no se habían hecho públicos “por discreción”.

No obstante, ante las quejas de la presidenta del equipo, publicadas ayer lunes, Gómez ha señalado que ambas partes disponen de este documento, que ha de servir para dar una solución a la construcción del estadio Nou Mestalla, así como a dar cumplimiento a los compromisos adquiridos por el club, especialmente la habilitación del polideportivo previsto en Benicalap.

Tal como ha explicado la vicealcaldesa y concejala, el texto recoge cómo, una vez resuelta anticipadamente y declarada la caducidad de la Actuación Territorial Estratégica, ATE, “Valencia Club de Fútbol”, y declaradas tanto la Zona A “Antiguo Mestalla” como la Zona B “Corts Valencianescomo ámbitos estratégicos de cualificación urbana, se han modificado algunos aspectos puntuales de la ordenación urbanística, y se han actualizado las condiciones de gestión. La zona A se desarrollará mediante una actuación integrada, y la zona B mediante una o varias actuaciones aisladas.

Básicamente, el texto establece las garantías técnicas y jurídicas dirigidas a lograr la finalización de las obras del estadio y, sobre todo, de la construcción del polideportivo comprometido para el barrio. Y para ello, se incluye una serie de premisas.

En el caso de Corts Valencianes, el otorgamiento de cualquier licencia de edificación de obras de nueva planta sobre las parcelas de uso terciario (es decir, de construcción de espacios de restauración, ocio o áreas comerciales) quedará condicionado a que el Valencia CF ingrese en la Tesorería Municipal el presupuesto de licitación de la obra de construcción del polideportivo municipal previsto.

Dicha cuantía se fijará mediante convenio de colaboración, para su licitación y ejecución por parte del Ayuntamiento.

Asimismo, se señala la obligación del promotor de reconstruir la antigua chimenea industrial protegida en la zona, y puesta en valor de los restos arqueológicos hallados en el ámbito. Tal como ha subrayado Sandra Gómez, “estas condiciones no afectan en absoluto a la parcela calificada como GSP-1, es decir, la destinada a albergar el Nuevo Estadio”, lo que refleja la “buena voluntad del Ayuntamiento de alcanzar una solución buena para la ciudad y para el club”.

En cuanto a las condiciones de gestión para la zona A (Antiguo Mestalla), el desarrollo del PAI de Mestalla se supedita a que se solicite y se otorgue la licencia de edificación de obras para la conclusión de la construcción del Nuevo Estadio y que se acredite por el promotor el efectivo inicio de tales obras.

Además, una vez aprobado dicho PAI y presentado por el urbanizador el Proyecto de Reparcelación, será también requisito necesario para la aprobación e inscripción en el Registro de la Propiedad de dicho Proyecto de Reparcelaciónque las obras de construcción del Nuevo Estadio hayan finalizado y éste se encuentre en condiciones de ser puesto en funcionamiento, así como que se hayan ejecutado y recibido por el Ayuntamiento las obras de urbanización del entorno del Nuevo Estadio y se hayan ejecutado las medidas correctoras indicadas en el Estudio de Movilidad para la zona B “Corts Valencianes”.

Gómez ha reiterado la “buena voluntad del Ayuntamiento”, pero ha dicho de que, si el Valencia CF no da respuesta al documento remitido el pasado noviembre, no se puede continuar con el trabajo conjunto.

Esta es la parte más compleja; el resto quedará definido según las premisas que preveía la ATE; aunque Gómez ha alertado de que, dado que ésta caduca el próximo mes de agosto, si se llega a ese momento sin acuerdo el Ayuntamiento no podría condicionar el cumplimiento de las obligaciones del Valencia CF.

Pero eso no va a pasar”, ha garantizado la concejala, dado que la aprobación de las fichas técnicas del PAI es, lógicamente, “prerrogativa y responsabilidad propia del Ayuntamiento”.

En cuanto al ingreso de la cuantía del polideportivo Benicalap, que se exige, Gómez ha recordado que el proyecto ya está hecho “y con unas condiciones bastante rebajadas sobre los compromisos del club en 2015”, pero ha señalado que no se puede establecer una cifra concreta, dado que dependerá del momento en que se lleve a cabo y lo que valga entonces (que puede ser más o menos que la cifra inicial, como en toda ejecución de un proyecto).

CatalàEspañol