Los vecinos del barrio de Saïdia recogen más de 1.000 firmas contra la macroresidencia de estudiantes

La entidad vecinal presentará esta semana al Ayuntamiento las firmas con el objetivo de ‘proteger las naves industriales de Guatla y modificar su planteamiento urbanístico'

La Asociación de Vecinos San Antonio en el distrito de Saïdia en València entregará esta semana al Ayuntamiento de València un total de 1.023 firmas en contra del proyecto de construcción de la macroresidencia de estudiantes proyectada en las naves de Guatla. Las firmas recogidas en el barrio tienen como objetivo “solicitar al consistorio la protección de las naves industriales y la modificación de su planeamiento para destinarlas a equipamientos y servicios municipales de los que actualmente carece el barrio” según explica la entidad.

Se trata de un paso más en la lucha que los vecinos de esta zona de la ciudad mantienen desde el anuncio del proyecto en julio de 2021, cuando comenzaron las movilizaciones para demostrar que la posible ejecución de esta propuesta ·pondría en serio riesgo la convivencia de los vecinos del barrio y el mantenimiento del tejido social y comercial de la zona·.

Cabe recordar que el pasado 27 de diciembre, la promotora que impulsa la macro residencia de estudiantes intentó derribar las naves, una acción que se consiguió paralizar por la acción vecinal, que alertó a la Policía Local y autonómica del inicio de obras sin licencia en el recinto de las naves. Un derribo sin autorización que coincidía justo con el momento en el que se mantenía una reunión en el Ayuntamiento de València entre la administradora de la empresa Inversiones Gran Valencia 2005 S.L. y el alcalde Joan Ribó.

A raíz de estos últimos hechos, el movimiento vecinal en el barrio no se ha detenido en este inicio de 2023 y, en el marco de su campaña “Salvem les Naus de Guatla”, se han instalado mesas informativas en la zona – coincidiendo con actos festivos de Sant Antoni del Porquet – mediante las que se ha conseguido el respaldo masivo del vecindario, con la recogida de más de 1.000 firmas solicitando la protección de las naves industriales.

Junto a esto, el próximo viernes 20 de enero miembros de la asociación mantendrán una reunión en la Dirección General de Cultura en la que exigirán “la restitución a la situación anterior a las obras de demolición de los azulejos y panel cerámico religioso de la Virgen de la Cabeza de 1935, catalogado como Bien de Relevancia Local (BRL), extraídos mediante un informe favorable de la Dirección Territorial de Cultura basado en una licencia de derribo que finalmente fue denegada por el Servicio de Disciplina Urbanística, dirigido por la vicealcaldesa Sandra Gómez”.

Los vecinos siguen también de cerca la orden dada a la propiedad por el mismo Servicio de Disciplina Urbanística con fecha 29 de diciembre para “que se procediera en el plazo de siete días a la reconstrucción de parte del muro de entrada indebidamente demolido o en caso de incumplimiento la imposición de hasta diez multas coercitivas de periodicidad mínima mensual o su ejecución subsidiaria a través de empresas contratistas municipales y a costa de la promotora Inversiones Gran Valencia 2005 S.L.”.

La Asociación de Vecinos San Antonio-Zaida se ha mostrado “preocupada” por la posibilidad de perder estos edificios, “testigos de una época industrial y de la huerta de València, y comparten las declaraciones de la Federación de Asociaciones de Vecinos de València efectuadas recientemente sobre que las las políticas tienen que priorizar lo público, la habitabilidad y la convivencia”.

Sandra Gómez se compromete a buscar ‘la mejor solución’ para los vecinas y vecinas de Saïdia

Por su parte, la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo y Renovación Urbana, Sandra Gómez, ha manifestado este martes el compromiso del Ayuntamiento de València con los vecinos y vecinas de Saïdia para buscar “una solución” al macrohotel que una empresa plantea construir en el interior de un patio de luces.

“Tienen el compromiso del Ayuntamiento para buscar la solución más adecuada para los vecinos y vecinas, que tienen derecho a vivir en un barrio residencial, en paz, sin ruido, sin molestias”, ha manifestado a preguntas de los medios. “Por nuestra parte, vamos a poner en valor el interés general, el interés público, intentando llegar a un acuerdo que sea lo menos gravoso para el Ayuntamiento de València. Desde la Concejalía de Urbanismo estamos trabajando en una solución urbanística para intentar llegar a la mejor solución posible”, ha finalizado.

CatalàEspañol