Vecinos de plaza Honduras defienden la reducción de las terrazas para evitar un ‘polígono de ocio’ en el barrio

La Asociación de Vecinos de Plaza Honduras y Adyantes asegura que seguirá adelante con la demanda judicial para la declaración ZAS aunque se lleve en marcha el plan del Ayuntamiento

La Asociación de Vecinos de Plaza Honduras y Adyantes ha defendido el plan de reducción de terrazas que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de València y que recortará más de la mitad del espacio de 72 locales de la zona. Para la entidad vecinal esta medida se trata de una “actuación legítima” por parte del gobierno municipal y que “va en la buena dirección”, pero que es “insuficiente para atajar los problemas ocasionados por el ocio desenfrenado“.

En este sentido, a través de un comunicado, han señalado que aunque la medida va dirigida fundamentalmente a evitar la declaración de la Zona Acústicamente Saturada (ZAS) en el barrio de Honduras, como aseguró la concejal de Espacio Público, Lucía Beamud, la asociación vecinal va a seguir adelante con la demanda judicial hasta que los tribunales acuerden la declaración de ZAS.

Del mismo modo, ante las reivindicaciones y protestas de los los propietarios de los 72 locales de la zona durante las últimas semanas, los vecinos y vecinas de plaza Honduras han asegurado que “no tienen ninguna inquina personal contra el gremio de la hostelería” y que incluso existen bares “de toda la vida” con gente “honrada y cabal” que cuentan con su apoyo desde siempre. “Lo que no podemos permitir es que se imponga determinado modelo de hostelería, basada en la ocupación del espacio público, que acabe convirtiendo nuestro barrio en un polígono de ocio, a costa precisamente de hundir los negocios más pequeños” afirman.

Igualmente la Asociación de Vecinos de Plaza Honduras y Adyantes afirma que desde hace más de viente años, el Ayuntamiento ha concedido autorizaciones de terrazas y “cediendo espacio público para uso privado” al “irrisorio” precio de 8 céntimos el metro cuadrado y día y que esto ha provocado que “más de 2.000 metros cuadrados del barrio estén ocupados por terrazas”.

“En el barrio hay 70 terrazas con 650 mesas, lo que supone unas 2.500 personas sentadas en la calle, con horarios de cierre desde las 00:30 hasta la 01:30 de la madrugada, según la época del año” señalan en el escrito, en el que también aseguran que “en algunos bares integrados en esa plataforma autocalificada de ‘hostelería responsable’ permiten en sus terrazas charangas, megáfonos, equipos de música, cánticos y más aforo del permitido a cualquier hora del día o de la noche. Una prueba del incumplimiento sistemático de las ordenanzas municipales por parte de estos establecimientos es que, de las 454 terrazas que se han inspeccionado en el distrito marítimo, 360 fueron sancionadas (el 80%)”.

Terrazas en plaza Honduras

“Hostelería low cost”

Los vecinos y vecinas también consideran que en Honduras se quiere aplicar “el modelo de hostelería ‘low cost’ o Magaluf’ y indican que es “rentable gracias a la ocupación sistemática de espacio público”. “Honduras se ha convertido en una zona de inversión, donde se viene a hacer negocio, estos industriales exprimen el barrio, se llenan los bolsillos y cuando la cosa no funcione se marcharan a otra parte” señalan.

“La mayoría de los locales más rentables, todos ellos en manos de unos pocos propietarios, lo son gracias a la enorme extensión de espacio público ocupado y por supuesto, sin la menor consideración por el derecho a la salud y al descanso de los más de 9.000 vecinos del barrio” explican, y también se preguntan que “si la misma reducción de terrazas se ha aplicado a otras zonas de la ciudad, ¿por qué han sido los hosteleros de Honduras los únicos que se han quejado?“.

“El Gobierno municipal no ataja los problemas de fondo en la gestión del espacio público”

Por otra parte, la Federació d’Associacions Veïnals de València (FAAVV) ha vuelto a denunciar que el Gobierno municipal “no ataja los problemas de fondo en la gestión del espacio público y que ello está provocando las protestas tanto de vecinos y vecinas como de la propia hostelería” en varias zonas de València como plaza Honduras.

“Es evidente que existe un problema en la ordenación del espacio público y éste viene ocasionado por la generosidad con la que se ha actuado hasta ahora y la ausencia de un control efectivo. Las medidas puestas en marcha hasta ahora desde el Ayuntamiento han sido claramente insuficientes y han acabado por generar una situación que no satisface a nadie”, ha señalado María José Broseta, presidenta de la federación vecinal.

Protesta hosteleros plaza Honduras | Coordinadora de Barrios

En este sentido, Broseta ha señalado que el malestar de los hosteleros viene “precisamente ocasionado porque el Ayuntamiento llega tarde y mal con actuaciones mínimas y finalmente insuficientes; los acontecimientos que se están desarrollando últimamente son clara muestra de ello”. Además ha recordado algunas de las propuestas vecinales como la reducción de los horarios de terrazas, moratoria en la concesión de licencias para nuevos locales, el cumplimiento de las sanciones y, muy especialmente, evitar la masificación de locales.

“Es necesario que el Ayuntamiento asuma que hay un problema en la forma que gestiona el espacio público y debe poner en marcha cambios de calado o el problema se hará cada vez más grande y afectará a mas barrios”, ha dicho la presidenta de la federación vecinal.

CatalàEspañol