‘Con la música a otra parte’: Vecinos de la Roqueta exigen el traslado de la discoteca de la calle San Vicente

Piden al Ayuntamiento que haga cumplir la normativa acústica para acabar con los botellones, peleas y gritos que se producen cada fin de semana en los alrededores

Ruido, peleas, botellones, vómitos o orines. Eso es lo que viven cada fin de semana los vecinos y vecinas del barrio de La Roqueta de València, concretamente, los que residen en los alrededores de una conocida discoteca de la calle San Vicente, en pleno centro de València. Es por ello, que han creado la Plataforma Afectados por el botellón en La Roqueta para dar a conocer la situación que viven desde hace varios años y conseguir que el Ayuntamiento traslade este local de ocio a las afueras de la ciudad.

En este sentido, desde la Plataforma aseguran que la ordenanza municipal contra la contaminación acústica de 2008 “prohibe que las discotecas estén en edificios dominantes de uso residencial o en patios de manzanas” y que este local “cumple las dos cosas, está en un edificio de viviendas y ocupa más de la mitad de un patio de manzanas”. “Suponemos que la licencia es más antigua porque la discoteca está desde hace muchos años, pero no entendemos que tiene que ver para la salud de los vecinos” señalan.

Del mismo modo, miembros del colectivo explican que hay vecinos que se están medicando para poder dormir, otros que se van de sus casas de jueves a domingo porque no pueden descansar o viviendas que están encima de la discoteca y que vibran por el ruido. Incluso comentan que “justo arriba” de donde está ubicado este local de ocio nocturno vive un niño que reconoce las letras de las canciones que están sonando. “Imagina lo que puede dormir este niño” puntualiza.

Además, afirman que algunos vecinos de los primeros pisos y que colindan con la discoteca han hecho mediciones en sus casas y obtienen muestras por encima de lo permitido. “El descanso es fundamental para que las personas puedan trabajar porque esto afecta a la salud directamente y al estado de ánimo. Se puede sufrir de estrés o ansiedad” asegura.

“Un traslado para evitar conflictos”

Sin embargo aseguran que “el mayor problema” para todos los vecinos y vecinas es el macrobotellón que se organiza en la calle San Vicente y en sus alrededores por jóvenes que van a esta sala de ocio, así como los vómitos, orines o peleas. “Han habido apuñalamientos, una violación grupal dentro de la discotecas o pelas como el vídeo de gente pateando la cabeza a un chico que está tirado en el suelo. Llegan incluso a cortar toda la calle” indican.

“Se debe hacer una revisión y dar un plazo para que la discoteca se traslade a otro lado” manifiestan, y recalcan que “nosotros no queremos destruir la actividad del negocio de nadie, lo que queremos es que el Ayuntamiento haga cumplir la normativa y traslade la discoteca”. “Nosotros no culpamos a la discoteca por lo que hacen sus clientes fuera aunque sea el origen del problema, responsabilizamos al Ayuntamiento por su inacción y por dejar que esta situación se vaya descontrolando“.

Por otra parte explican que se reunirán próximamente con el Ayuntamiento, mediante la Asociación de Vecinos de La Roqueta para trasladarles su malestar, así como pedirles el cambio de ubicación de la discoteca. “Vamos a hacer todo lo que está en nuestras manos para que se cumpla la normativa” señalan, aunque de momento no planean movilizaciones, pero sí que han colocado una pancarta reivindicativa encima de la puerta principal para reclamar su derecho al descanso y esperan reunirse con otros barrios afectados por el botellón para realizar acciones conjuntas. 

CatalàEspañol