La Vermutería 1858 estrena ‘placeres gastronómicos’ con cambios dentro y fuera de cocina

Una iluminación exterior cambiante y un horno JOSPER son las joyas de una apuesta por la reelaboración con el toque inconfundible de la brasa

Por fuera, su iluminación, estos días con un “naranja vintage”. Por dentro, un corazón ardiente con un horno de pura brasa Josper, orgullo de la casa y que está marcando la diferencia.

La Vermutería 1858 de Castelló se ha renovado apostando por la “reelaboración” de los platos más sencillos y “siempre con el mejor producto” pero con el inconfundible aroma y mimo que le da una buena brasa. Por eso, Jovi Selma, explica con deleite como un simple pulpo a la brasa “con sus verduras” se convierte en una exquisitez.

Entre todos los detalles que se descubren, su estrella ha sido la adquisición de un horno Josper de brasa. Se trata de “una combinación entre una parrilla y un horno en un solo aparato. Una máquina creada en 1969 por Josep Armangué y Pere Juli que se erigió como el primer horno de brasa patentado del mundo”.

Pero este nuevo instrumento pensado para los más altos profesionales sirve en La Vermutería 1858 para extremar los cuidados que cada plato recibe y trasladar a las mesas, esa sutil esencia que transforma cada bocado.

Pero además, los cambios de este espacio de gastronomía ubicado en una emblemática finca de Castellón tienen también su reflejo de cara a quienes circulan por este tramos de la calle Alloza con la calle Ruiz Zorrilla. Y es que unos específicos focos RC iluminan los once balcones al atardecer creando un nuevo placer visual que invita además a adentrarse para disfrutar de la buena cocina a la brasa.

Fotos: Sergio Naranjo

CatalanSpanish