09:02 - martes, 27 febrero 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

La Policía de la Generalitat localiza un vertedero ilegal con productos tóxicos en Quart de Poblet

Se han encontrado 60.000 litros de aceites y lubricantes usados, pintura, disolventes, balas de ropa y calzado y neumáticos gastados, entre otros

La Policía de la Generalitat Valenciana ha localizado dos vertederos industriales ilegales, uno en Crevillent y otro en Quart de Poblet, que almacenaban productos tóxicos como aceite y lubricantes usados, neumáticos gastados, fibrocementos, pintura y disolventes, entre otros. En los dos casos, los líquidos se encontraron derramados por el suelo con el consecuente peligro medioambiental y de combustión.

Agentes del Grupo de Medio Ambiente de la Policía de la Generalitat localizaron otro punto de vertidos incontrolados en una empresa abandonada de Quart de Poblet, de menor volumen que el caso anterior, pero de similar naturaleza y peligrosidad. Allí encontraron numerosos restos de fibrocemento y bidones con aceite usado y productos derivados del petróleo, la mayoría de ellos, derramados y mezclados en el suelo.

En el caso de Crevillent, la localización ha sido resultado de una investigación iniciada por los agentes de esta unidad en Elche tras detectar movimientos inusuales en una nave sin actividad industrial situada en su polígono industrial. La Policía de la Generalitat descubrió que cuatro naves, que suman una extensión de 17.000 metros cuadrados, estaban siendo utilizadas para depositar residuos provenientes de otras industrias de forma irregular.

Con la colaboración de agentes del Seprona de la Guardia Civil de la comarca del Baix Vinalopó-Crevillent, inspeccionaron las naves y localizaron grandes contenedores de plástico que contenían 60.000 litros de aceites y lubricantes usados y otros líquidos destinados a la industria textil y el calzado como cola, tinturas, pinturas y disolventes.

Buena parte de los contenedores estaban rotos y dañados, con lo que su contenido líquido se encontraba esparcido y derramado por el suelo de las naves, con el consecuente riesgo de filtración al subsuelo y la posible contaminación de la capa freática y las aguas subterráneas. Además, estos líquidos pueden dar lugar a un incendio.

Junto con los productos tóxicos, encontraron grandes cantidades de balas de ropa y calzado usado, restos de plásticos, neumáticos gastados que provenían de talleres mecánicos y grandes cantidades de restos de poda de árboles.

Últimas noticias

Contenido relacionado