Vila-real aprueba licitar de nuevo el autobús urbano Groguet para garantizar el servicio

El procedimiento saldrá a contratación por segunda vez tras el recurso de una empresa ya que cuentan con el aval del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales.

El Pleno del Ayuntamiento de Vila-real ha aprobado por unanimidad la apertura de un nuevo procedimiento de licitación para la adjudicación del servicio de autobús urbano gratuito, Groguet, en cumplimiento de la resolución del Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales (TACRC) a raíz del recurso de una de las empresas que optaba a la adjudicación.

A partir de esta aprobación plenaria, que ha contado con el apoyo de todos los grupos municipales, el Ayuntamiento convocará una nueva licitación manteniendo los pliegos de condiciones iniciales, sobre los que el tribunal no ha puesto ningún tipo de reparo legal. Así lo ha explicado el concejal responsable de Movilidad, Emilio M. Obiol, durante el Pleno.

El edil ha detallado que el bus Groguet nació como un servicio piloto y pionero, ya que es uno de los pocos de todo el ámbito nacional que es gratuito; el objetivo de esta licitación es solucionar la situación de provisionalidad y dar una continuidad a un servicio necesario en la ciudad.

“En agosto, el Pleno aprobó la contratación mediante procedimiento abierto del servicio de transporte público urbano a una mercantil, una adjudicación que fue recurrida por una de las empresas que optaba a la licitación”, ha señalado Obiol.

El Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales estimó la alegación y quedó anulada la contratación, aunque tal y como ha incidido el concejal de Movilidad, el tribunal reiteró que los pliegos aprobados en su día para esta licitación cumplen la legalidad.

De esta manera, siguiendo el criterio de los técnicos municipales, se convoca una nueva licitación, aunque el nuevo proceso tomará como base los pliegos ya aprobados, sobre los que no hay ninguna duda de legalidad, y que establecen un importe de licitación de medio millón de euros anuales durante un periodo de diez años.

El alcalde, José Benlloch, ha defendido que en 2018 cuando entró en funcionamiento el bus Groguet “se acababa de aprobar la nueva Ley de Contratos y el servicio se activó como un proyecto piloto”. Después de tres años “hemos demostrado con datos que ha sido un éxito y ahora se hace necesario darle una estabilidad contractual a través de una licitación abierta”.

Al respecto, el alcalde ha remarcado que el servicio de transporte público urbano se hace necesario en una ciudad de más de 50.000 habitantes, “que ha estabilizado la población e incluso la ha aumentado en los últimos meses”.

En otro orden de cosas, el Pleno ordinario también ha dado luz verde al Plan Anual Normativo de 2022 así como la adhesión a la central de contratación de la Federación Española de Municipios y Provincias.

La sesión plenaria se ha interrumpido durante unos minutos para que los miembros de la corporación participaran en la concentración convocada a las puertas del consistorio para condenar el asesinato machista de una mujer en Torrevieja.

CatalàEspañol