Vila-real destina el 10% del presupuesto para reforzar la cobertura a la población vulnerable

El consistorio prevé más de 600.000 euros para una veintena de convenios con entidades sociales.

El presupuesto municipal aprobado este martes por el Pleno da continuidad a la senda iniciada por el equipo de gobierno para asegurar la atención social a quienes más lo necesitan. Las cuentas de este 2022 responden a la premisa de no dejar a nadie atrás con 4.953.000 euros dedicados al área social, una cifra que supone cerca del 10% del presupuesto global, y que nutre la acción de los departamentos municipales dedicados a dar cobertura a la población más vulnerable.

La primera teniente de alcalde y concejala de Servicios Sociales, Silvia Gómez, ha reiterado que “este equipo de gobierno ha demostrado siempre su compromiso social y de manera especial en los momentos de crisis, en los que es más necesario que nunca asegurar una red de protección que permita salir adelante a todas las personas en situación de dificultad”.

Esta atención queda garantizada en el presupuesto a través de diferentes áreas: por un lado, la partida correspondiente a la Concejalía de Servicios Sociales, que asciende a 2.142.976 euros, y en la que se incluye la creación de nuevas plazas para reforzar la plantilla del departamento.

De hecho, la ampliación del personal de Servicios Sociales es una de las prioridades de la nueva plantilla presupuestaria de 2022, que también se ha aprobado esta semana en Pleno. El programa de colaboración y asistencia a entidades sociales cuenta con 605.724 euros, que se destinan a seguir tejiendo la alianza con las asociaciones y colectivos que trabajan por la población en situación de vulnerabilidad o con necesidades especiales. Esta colaboración se materializará a través de 22 convenios con entidades sociales.

El presupuesto del área social incluye además 326.648 euros para las ayudas de emergencia, que aseguran la respuesta del Ayuntamiento a las necesidades básicas de las familias con menos recursos; cabe destacar además los 327.115 euros que el consistorio destina al programa de inserción socio laboral a través del centro Espardenyers, que presta atención a menores vulnerables; el programa de ocio preventivo que desarrolla la Unidad de Prevención Comunitaria de Conductas Adictivas (UPCCA) cuenta con una dotación presupuestaria de 229.310 euros; por otro lado, 159.577 euros están destinados al programa de convivencia.

El servicio de transporte adaptado para facilitar la movilidad de colectivos con necesidades especiales queda garantizado con una partida económica de 112.600 euros mientras que la dotación destinada al centro de día Lluís Alcanyís para el tratamiento de conductas adictivas y a otros servicios socio sanitarios que presta el Ayuntamiento supera los 400.000 euros.

Finalmente, en el apartado social hay que reseñar también las ayudas a la cooperación y la solidaridad, que ascienden a 454.458 euros, y con las que el Ayuntamiento hace posible su compromiso con la ayuda al desarrollo. Asimismo, la concejala Silvia Gómez incide en otra de las prioridades del equipo de gobierno como es la lucha contra la violencia de género y la defensa de las políticas de igualdad, que se plasma con una inyección económica de 152.839 euros.

“Estamos ante un presupuesto con un marcado carácter social, que garantiza la prestación de servicios y la atención a los más vulnerables, gracias también al esfuerzo de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas que, a través del nuevo contrato programa, inyectará más de 1,7 millones de euros a Vila-real”, concluye Silvia Gómez, quien recuerda que “este equipo de gobierno nunca escatimará ni un euro para dar respuesta a las necesidades sociales de la población”.

CatalanSpanish