Vila-real amplia servicios en el barrio del Cristo del Calvario con una nueva residencia y un centro ocupacional

El alcalde también ha anunciado que la remodelación del entorno del Estadio de la Cerámica.

El alcalde de Vila-real, José Benlloch, ha visitado hoy el barrio del Cristo del Calvario en el marco de la campaña de proximidad Alcalde al barri y ha anunciado el proyecto para ampliar los servicios sociosanitarios de este distrito de la ciudad con una nueva residencia y centro ocupacional para personas con diversidad funcional en los terrenos del antiguo complejo deportivo situado en la esquina de las calles Ermita y Cordón, propiedad de la Fundación Dolores García.

El alcalde ha desvelado el acuerdo que, gracias a la colaboración entre el Ayuntamiento, la Fundación Dolores García, el Villarreal CF y Caixa Rural Vila-real, permitirá que este complejo pase a manos municipales, a coste cero para la ciudad, y así disponer del terreno para la construcción de estos dos nuevos recursos sociosanitarios con cargo al Plan Convivint de la Generalitat Valenciana.

Benlloch, quien ha atendido a los vecinos y vecinas del barrio a pie de calle en la plaza José Soriano y alrededores, ha estado acompañado por la concejala de Proximidad y Participación Ciudadana, Miriam Caravaca, y el edil de Servicios Públicos, Xus Madrigal. Además, el alcalde y los concejales han mantenido un encuentro con representantes de la asociación de vecinos Nou Crist del Calvari, presidida por Aníbal Balaguer.

Benlloch ha recordado que “a pesar de todas las dificultades de los últimos años, con la herencia de la deuda y el urbanismo del PP, la pandemia que nos ha supuesto más de 5 millones de euros de gasto que no teníamos previstos, y ahora la crisis de los costes energéticos y la inflación, no hemos dejado de trabajar para ir diseñando la nueva Vila-real del siglo XXI y mejorar la calidad de vida de nuestros barrios”.

En el caso del barrio del Cristo del Calvario, el alcalde ha mencionado proyectos clave de los últimos años como el aulario de infantil del colegio Carlos Sarthou, con una inversión de 1,4 millones de euros a cargo de la Generalitat; la rehabilitación de la antigua Estacioneta de la Panderola, a la que el Ayuntamiento ha destinado 300.000 euros para abrir la nueva sede de Cruz Roja Vila-real y en breve también para habilitar el Punto de Encuentro Familiar; la creación de 200 plazas de aparcamiento en la plaza de la Panderola y la calle Cordón; la ampliación de espacio público en el entorno del Estadio de la Cerámica con 3.000 nuevos metros cuadrados; y de manera especial el alcalde ha destacado dos nuevas dotaciones deportivas para el barrio como el pabellón Joan Baptista Llorens y la piscina Aigua-salut, donde además de realizarse terapias acuáticas, los usuarios ya disfrutan también de un nuevo espacio de gimnasio. En materia de Servicios Públicos, el alcalde también ha reseñado la restauración de la Panderola o la mejora de la red de agua potable en la zona.

“Es mucho lo que hemos hecho, a pesar de todas las dificultades, porque no hemos dejado de pensar cómo podíamos seguir mejorando el barrio, de la mano de la asociación de vecinos, a la que también quiero agradecer su colaboración”, ha asegurado Benlloch, y ha añadido que “tenemos que seguir por este camino, continuar trabajando para esa nueva Vila-real del siglo XXI, y por eso hoy quiero anunciar el acuerdo para que el Ayuntamiento pueda disponer de los 7.500 metros cuadrados de la Fundación Dolores García para construir una nueva residencia y un nuevo centro ocupacional, que multiplicarán la capacidad de los actuales, situados también en este barrio”.

El primer edil ha incidido en que la residencia y el centro ocupacional de la carretera de Onda se crearon hace 30 años y “se han quedado ya pequeños, y ahora tenemos que aprovechar los recursos de la Generalitat, a través del Plan Convivint, y los fondos europeos para hacer realidad estas infraestructuras que son fundamentales”.

Finalmente, el alcalde también ha anunciado que la remodelación del entorno del Estadio de la Cerámica, que ampliará el espacio público de la plaza del Labrador y alrededores hasta un total de 5.000 metros cuadrados, supondrá posiblemente la supresión de plazas de aparcamiento, que se compensarán con una nueva zona de parking con alrededor de 250 plazas en una ubicación muy próxima.

CatalàEspañol