El regalo de una caja con vísceras de animal a una edil de ‘Tots Som Vinaròs’ por un concejal del PSPV amenaza el pacto de gobierno

El grupo municipalista de Podemos ya ha pedido al alcalde que cese al edil socialista José Chaler, que envió el macabro paquete

Un ‘peculiar’ regalo de ‘amigo invisible’ ha abierto una crisis en el Ayuntamiento de Vinaròs hasta el punto que las relaciones entre PSPV y Totes i Tots Som Vinaròs (TVS), dos de los tres grupos políticos que forman el equipo de gobierno, se han visto amenazadas dado que TVS ya ha pedido al alcalde de la localidad, el cese del concejal que realizó el ‘macabro’ regalo.

Y es que la concejala Anna Fibla, de Tots Som Vinaròs, ha recibido como regalo para el amigo invisible del edil socialista José Chaler, una cabeza de cordero con vísceras, hasta 15 ojos de corderos y verduras podridas, un obsequio “macabro” por el que esta candidatura municipalista de Podemos ha pedido su cese al alcalde. De lo contrario, han asegurado, romperán el pacto de gobierno.

Acompañada de la diputada de Unidos Podemos en el Congreso, Marisa Saavedra, ha lamentado que no se trata de una broma entre amigos, “sino un gesto político” y ha añadido que constituye un “acoso inadmisible”.

Fibla, que es concejala de Agricultura y Pesca, ha explicado a los medios de comunicación que llevan dos años y medio en coalición con el PSPV-PSOE, un tiempo “muy difícil”, aunque “por nuestra parte hemos intentado continuamente trabajar por el pueblo de Vinaròs.

“Manipulación, obstrucción de acceso a información y ninguneo”, son los adjetivos con los que ha definido el trato recibido por el grupo socialista. No obstante, “la gota que ha colmado el vaso”, según la concejala, ha sido el hecho ocurrido tras el último pleno celebrado el pasado martes en el que se había organizado la entrega de regalos del “amigo invisible” entre los miembros del equipo de Gobierno.

Fue entonces cuando Fibla, que es segunda teniente de alcalde, recibió “una caja grande”, en la que ponía “Producto de proximidad” y lo que más le impactó fue “un táper de plástico con 15 ó 16 ojos de cordero muerto; impresionada, seguí mirando y vi la cabeza de un cordero degollado. Seguí escarbando y todo estaba lleno de sangre y de verduras podridas”.

Fibla, incrédula, preguntó: “¿Esto es como el padrino?”, mientras “algunos ediles se estaban riendo, entre ellos el alcalde socialista, Guillem Alsina”, y al averiguar quién hizo cada regalo, supo que el suyo se lo había hecho el concejal de Urbanismo, José Chaler, según recoge Efe.

La edila de Tots Som Vinaròs se sintió muy “atacada” ante un hecho “tan cruel” que “no se lo deseo a ninguna persona”.

Según ha relatado, esta actuación rompe aún más la relación que las dos fuerzas políticas tienen en el seno del Gobierno municipal. “No podemos continuar así, es una conducta intolerable”, más aún cuando procede de nuestro socio de Gobierno. Es un ataque a todo los vecinos y a mi dignidad”.

CatalàEspañol