La visibilización del trabajo de Afanias Castellón, el reto para el nuevo curso

La entidad que atiende a personas con discapacidad se marca como objetivo visibilizar socialmente la labor de atención, integración y normalización de la diversidad que realiza a través de sus distintos recursos asistenciales

Sin parar de trabajar, en especial en el centro residencial o en las viviendas tuteladas, Afanias Castellón ha retomado el pulso de las actividades que realizan el centro de día, los dos centros ocupaciones o los centros de desarrollo infantil y atención temprana. Además este curso lo hace con el claro objetivo de que el trabajo que se realiza de puertas adentro llegue también a la sociedad.

Y es que para una parte de las personas que atiende, esa visibilidad supone también una parte importante de su evolución en autonomía. Por ejemplo, hace unos días, algunas de los usuarios de Afanias Castellón aprendieron cómo desenvolverse en las máquinas expendedoras de billetes de tren.

Por otro lado, Afanias Castellón también buscará estrechar ese contacto con el tejido social tanto de la capital de la Plana como de la provincia, participando de algún modo de las realidades que no les son extrañas, aunque si en muchas ocasiones requieren adaptaciones específicas a las condiciones de diversidad de los usuarios de la institución y a sus circunstancias.   

Una prueba de esta integración o adaptación han sido muchos de los eventos en los que Afanias o bien ha participado o ha hecho partícipes a las personas con las que trabaja como han sido este verano los diversos festivales tanto desde dentro como desde las propias instalaciones.

Un centro de día activo que traspasa puertas 

El centro de día de Afanias Castellón dispone de 39 plazas cubiertas con usuarios con distintos grados de afección en cuanto a su discapacidad intelectual pero cuyo denominador común es entre otras cosas la estimulación de sus capacidades y sobre todo la mejora de su calidad de vida. 

Entre los distintos profesionales que les atienden diariamente, el fisioterapeuta de este centro, Roberto Acevedo, apunta lo que significa que “independientemente de sus capacidades comunicativas, a veces con una sonrisa –en algunos casos de afecciones como parálisis cerebral- te puedan comunicar que están felices”

Por eso también las salidas y excursiones que visibilizan socialmente las distintas realidades y las diferentes formas de respuesta a un mismo estímulo son también claves en el proceso de madurez de la misma sociedad.  

Tres viviendas para fomentar la autonomía 

En cuanto a los 21 residentes que conviven en las tres viviendas tuteladas que posee la entidad, el reto de este curso sigue siendo el ir más allá de afianzar esa autonomía en las tareas de la vida doméstica e integrar muchas de las acciones de la vida cotidiana.  

Un recurso clave que Afanias busca ampliar con la adquisición de una cuarta vivienda que permita despegar a aquellas personas que podrían beneficiarse del cambio de vida que supone para ellos esta independencia en términos de integración. 

Los centros ocupacionales, un despegue laboral 

En cuanto a los dos centros ocupaciones de Afanias, en ellos casi un centenar de personas aprenden y desarrollan actividades laborales adaptadas a sus características. En concreto, son 80 personas en uno de ellos y 18 más en el Centro ocupacional Afanias II. 

Y aunque la formación resulta clave, enseñar a la sociedad, tanto a través de los trabajos y productos realizados, como con salidas que permitan a los usuarios dar a conocer en que consiste su trabajo, son objetivos que están en la hoja de ruta de este curso. 

Dos centros de desarrollo infantil y atención temprana 

Por último, en cuanto a uno de los recursos claves en términos de atención sanitaria, merecen mención especial los dos centros de desarrollo infantil y atención temprana (CDIAT) cuya labor es clave en el futuro de las cerca de 200 familias a quienes prestan atención. Espacios que ya han desarrollado en más de una ocasión proyectos pioneros a la hora de coordinar recursos que luego han sido adoptados incluso por otras instituciones sanitarias. 

Los CDIAT aplican programas diseñados y adaptados específicamente a cada pequeño o pequeña que conjugan los titánicos esfuerzos de las profesionales con la colaboración y necesidad de mantener la complicidad y colaboración de las familias para conseguir los resultados. 

Solo el pasado año, la atención pudo llegar a 177 familias con las que se mantiene un vínculo constante pese a altísima especificidad de demanda este recurso. 

ValenciàEspañol