Conselleria asigna viviendas en Benicarló a las familias que perdieron su casa en el derrumbe de Peñíscola

Los servicios Sociales municipales seguien atendiendo a los vecinos que aún se alojan en hoteles y facilitándoles lo necesario mientras se concretan plazos

Dos de las tres familias que perdieron su casa en el derrumbe del edificio de Peñíscola ya tienen vivenda asignada en la vecina localidad de Benicarló y podrían entrar a ocuparla a finales de esta semana, si se cumplen los plazos. Así lo han explicado a Actualitat Valenciana desde la Conselleria d’Habitatge y fuentes municipales del consistorio que han incidido en la estrecha colaboración de la Conselleria y la rápida respuesta desde el primer momento.

De hecho, según Conselleria, hoy mismo está previsto que se envíen las llaves a Servicios Sociales de Peñíscola para que puedan hacer la última inspección y hacer entrega a las familias. “Los suministros de luz y agua y los servicios ya están todos listos y solo falta ese último paso”, aseguran desde la entidad autonómica.

Así, de momento, solo falta finalizar las obras de mejora del tercer inmueble que también se prevé que estén terminadas “a lo largo de esta semana o la próxima” según indican desde la Conselleria. Hay que recordar además, que una de estas unidades familiares es la que ha sufrido la pérdida de dos de sus miembros. De hecho, esta es precisamente la que recibirá esta última vivienda ya que uno de sus componentes aún se encuentra hospitalizado.

Mientras tanto, desde Servicios Sociales municipales se están haciendo cargo de que estas personas puedan tener cubiertas sus necesidades. Como destacan desde el consistorio, “ha sido increíble no solo la solidaridad de los vecinos sino también la de los establecimientos hoteleros y los comerciantes de Peñíscola”.

Solidaridad de hoteles y comercios

En cuanto el destino de los afectados, el ayuntamiento reitera su agradecimiento por la solidaridad que han mostrado los establecimientos hoteleros “que en pleno mes de agosto acogieron a estas personas, ofreciéndoles alojamiento y asumiendo ellos mismos gran parte de los costes, al menos durante los primeros días en un gesto loable. Al igual que los comercios que prepararon bolsas con útiles para quienes no podían regresar a las ruinas de sus casas”, comentan las mismas fuentes.

En cuanto al resto de los afectados, propietarios de ‘segunda residencia’, las posibles indemnizaciones o ayudas ya dependerán de las aseguradoras y por supuesto de que se esclarezcan las causas del derrumbe. Una tarea en la que también trabajan conjuntamente desde el momento de la catástrofe el arquitecto municipal de Peñíscola junto con los arquitectos de la Generalitat.

CatalanSpanish