Vuelven los abrazos a las residencias de la Comunidad Valenciana un año y medio después

Después de 18 meses, las personas mayores de las residencias de la Comunidad Valenciana y sus familiares vuelven a abrazarse.

La Comunidad Valenciana sigue caminando hacia la nueva normalidad. Ahora es el turno de las personas mayores que se encuentran en residencias. Tras 18 meses de distancia social, estas personas podrán abrazar a sus familiares y personas que acudan a verlos.

Pero para que se pueda dar este contacto físico, deben cumplirse ciertos requisitos. Se elimina la distancia de seguridad durante las visitas, pero sigue siendo obligatorio el uso de la mascarilla y las medidas higiénicas generales. Además, la residencia debe encontrarse en un municipio en el que el nivel de alerta sea 1. Por otro lado, tanto la persona residente como los visitantes deben tener la pauta de vacunación completa. Y el encuentro debe realizarse en un espacio abierto, con la ventilación garantizada, o en un espacio cerrado no compartido.

Así se ha publicado este viernes en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGV) con la resolución de la Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad, que actualiza las medidas vigentes en los centros residenciales y de atención diurna para personas mayores.

La vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, ha informado de esta nueva normativa, que permite que vuelva a haber “contacto y abrazos”. “Este es un cambio normativo muy esperado, tanto por usuarios y residentes como por las familias”, asegura.

Además, cabe destacar, que en el caso de las parejas o cónyuges se elimina el uso de la mascarilla entre persona residente y visitante. Esto es también un paso muy importante en cuanto a la recuperación de relación entre las parejas.

Desde el Consell se ha planteado a los centros que se faciliten horarios para que las personas que se encuentran en residencias puedan volver a tener contacto con sus familiares. Y más después de muchos meses de aislamiento, con las consecuencias que ello conlleva, desde el punto de vista emocional, psicológico y sobre el estado de ánimo.

Normalización de la vida cotidiana

Esta nueva resolución actualiza las medidas vigentes en los centros residenciales y de atención diurna para personas mayores adaptándolas al proceso de vacunación que se está realizando. El objetivo es el de tender a una normalización de la vida cotidiana de las personas residentes, al tiempo que se flexibilizan, o en su caso se mantienen, criterios y medidas de prevención y seguridad tras la evolución y resultados de la última ola.

Se introduce una nueva categorización en la que se considerará un centro residencial con alta cobertura cuando más del 80% de las personas residentes y trabajadoras han recibido una pauta de vacunación completa. Estos deberán contar con un 5% de las plazas para garantizar el aislamiento. Por debajo de esto, es un centro con baja cobertura de vacunación y deberá contar con el 10%. Así, los centros tendrán capacidad suficiente para aislar a las personas residentes, evitando brotes que afecten a más población.

Situación vacunal

Las personas residentes o usuarias no vacunadas se integrarán individualmente en grupos burbuja de personas residentes vacunadas. No podrá haber, generalmente en la misma unidad convivencial otras personas residentes no vacunadas.

Las personas trabajadoras deberán utilizar en todo momento el equipo de protección individual cuando se encuentren dentro del perímetro del centro, y en el caso de aquellas que no estén vacunadas serán asignadas a grupos burbuja de personas residentes o usuarias con pauta de vacunación completa, evitando entrar en contacto con quien no esté vacunado.

CatalanSpanish