El Plan General de Castelló prevé llegar a 10m2 de zona verde por habitante

Se crearán además tres nuevos parques públicos: Parque de Almalafa (124.721 m2), Parque Marjal (73.031 m2) y Parque Avenida del Mar (91.290 m2)

El Plan General Estructural de Castelló impulsa la Infraestructura Verde como vertebradora del territorio y supedita los nuevos crecimientos urbanísticos a la mejora de la calidad del medio urbano, fomentando la movilidad sostenible y facilitando el acceso público a los paisajes de mayor valor.

Entre los objetivos de la Infraestructura Verde recogidos en el documento está el de mejorar la calidad de vida de la ciudadanía de Castelló fomentando un modelo urbano sostenible. Para ello, se ha proyectado la ampliación de las zonas verdes en el ámbito urbano con la creación de nuevos parques y la ampliación de otros ya existentes.

En concreto, el nuevo Plan General Estructural prevé ampliar hasta los 1,2 millones de metros cuadrados la superficie de parques públicos, lo que supone un aumento de 383.000 metros cuadrados y superar la ratio de 5 m2 de superficie de parque público por habitante. El global de zonas verdes en espacio urbano previstas supera, además, la ratio de 10 m2 por habitante.

La alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, ha destacado esta firme apuesta por la Infraestructura Verde que proyecta el futuro planeamiento urbano. “El nuevo Plan General ha dibujado toda una red interconectada de zonas verdes con el objetivo de generar espacios inclusivos, saludables y de calidad para la ciudadanía, un plan que integra todos los espacios de mayor valor ambiental, agrícola y cultural del término municipal y que apuesta por la interconexión entre ellas para cohesionar la ciudad y facilitar una movilidad más sostenible y saludable”, ha afirmado.

En este sentido, el Plan General prevé un aumento de las zonas verdes en la zona urbana con la creación de tres nuevos parques públicos: Parque de Almalafa (124.721 m2), Parque Marjal (73.031 m2) y Parque Avenida del Mar (91.290 m2).

También la ampliación del Parque Molí la Font, que pasará de los 2.350 m2 actuales a los 59.591 m2; y Parque Senillar, que pasará de los 2.724 a 32.815 m2.

En total, se incrementará la superficie verde urbana en 382.888 metros cuadrados, pasando de 840.236 a 1,22 millones de metros cuadrados (1,28 millones si se añade el Parque Meridiano y Parque Bovalar).

Es de destacar que el documento fija un mínimo de 10 m2 de zonas verdes (incluye jardines, plazas, etc.) en espacio urbano por habitante, de los cuales, al menos 5 m2 deben ser de parque público. Así, teniendo en cuenta que la población del municipio estimada para 2033 es de 240.011 habitantes (según un estudio de población máxima potencial), la proyección del nuevo Plan General de Castelló supera la ratio de los 5 m2 de parques públicos por habitante y los 10 m2 de zonas verdes por habitante.

Para el concejal de Urbanismo, José Luis López, “estos datos son un reflejo de esta firme apuesta por mejorar los espacios urbanos de la ciudad, dotándola de más y mejores zonas verdes para avanzar hacia ese modelo de ciudad inclusiva, sostenible, que impulse los espacios más amables, verdes y que aportan un claro beneficio a la ciudad, por su función ecológica, y la ciudadanía en general”.

El segundo teniente de alcaldía, Ignasi Garcia, ha asegurado que “el nuevo urbanismo de Castelló tiene que ser mucho más humano y esto pasa por un incremento de la infraestructura verde con una mejor conectividad entre los parques, con espacios ciclables que estén arbolados”, con el objetivo de facilitar la movilidad sostenible. Para Garcia, “tenemos que crear una ciudad para convivir”, y los parques contribuyen a este objetivo cuando son “no solo jardines, sino lugares de reunión, que favorecen las relaciones humanas y que fomentan la práctica de deportes y de actividades acuáticas”.

El tercer teniente de Alcaldía, Fernando Navarro, ha destacado que “el nuevo Plan General supone un cambio de paradigma en el modelo urbanístico con la desclasificación de 11,5 millones de metros cuadrados de suelo urbanizable y el incremento en 382.000 metros cuadrados de zonas verdes, un nuevo diseño que fija el rumbo de la reactivación postcovid en la transición ecológica y en la conservación del territorio. Impulsamos un modelo sostenible de ciudad y desterramos las recetas de destrucción del territorio del pasado”. “En los próximos años veremos cómo se recuperan 60.000 metros cuadrados de ecosistema de humedal en la ampliación del parque del Molí la Font y 70.000 metros cuadrados de zona verde en el nuevo Parque de la Marjal”, ha afirmado Navarro.

Junto a las zonas verdes proyectadas como parques públicos, el documento integra dentro de la Infraestructura Verde todos los elementos de mayor valor ambiental, cultural, agrícola y paisajístico; las áreas críticas del territorio cuya transformación podría implicar riesgos o costes ambientales para la comunidad; así como el entramado territorial de corredores ecológicos y de conexiones funcionales que ponen en relación todos esos elementos.

Entre los objetivos de la Infraestructura Verde que proyecta el nuevo Plan General Estructural está el de preservar los principales elementos y procesos del patrimonio natural y cultural; establecer conexiones funcionales y ecológicas entre los diferentes elementos identificados por sus valores; definir el modelo territorial teniendo como base la Infraestructura Verde identificada; y mejorar la calidad de vida de la ciudadanía de Castelló fomentando un modelo urbano sostenible.

El nuevo Plan General ha diseñado una red interconectada de Infraestructura Verde en el espacio urbano para generar espacios inclusivos, saludables y de calidad para la ciudadanía. Además, se plantea una serie de recorridos verdes que conectan distintos espacios de interés natural, cultural o paisajístico para potenciar la movilidad peatonal y ciclista, así como la accesibilidad universal.

CatalanSpanish