Adiós definitivo al ‘agujero de la vergüenza’ de Orriols

Con la desaparición de este muro Orriols, pasará a tener una nueva zona verde de más de 850 m2 y nuevas viviendas

El ‘agujero de la vergüenza’ de Orriols ya es historia. Este viernes se ha derribado tras décadas de reivindicaciones vecinales, el muro que bloqueaba el paso entre la calle Agustín Lara y su conexión con la avenida Constitución. Con la desaparición de este muro esta zona pasará de ser un punto de degradación e inseguridad a convertirse próximamente en una nueva zona verde de más de 850 metros cuadrados con nuevas viviendas.

Nadie se ha querido perder este momento “histórico” para el barrio y la ciudad de València. A la demolición han acudido decenas de vecinos y vecinas que entre aplausos y muestras de alegría han visto con sus propios ojos el fin de este tapón urbanístico que ha acompañado a Orriols durante varios años, y que más de uno también ha querido inmortalizar en sus teléfonos móviles.

Por su parte, la plataforma vecinal Orriols en Lucha ha calificado este derribo como “un paso muy importante” para el barrio y para la lucha vecinal que ha estado años reivindicando esta actuación, y aunque también les nace un sentimiento de pena y nostalgia, piensan que “ya era preciso y necesario este cambio”. “Por fin vemos uno de los símbolos de nuestra lucha culminarse. Esperamos que esta sea el primer paso importante para continuar haciendo grandes cambios en el barrio en materia de seguridad, limpieza o urbanismo, que aunque se ha avanzado todavía queda mucho por hacer” han manifestado.

Del mismo modo, la vicealcaldesa y concejal de Desarrollo Urbano, Sandra Gómez, también ha acompañado a los vecinos y vecinas allí presente y ha señalado que es un día “histórico” para Orriols y que “la emoción se veía en la cara de todos los vecinos y vecinas que llevaban durante muchísimas décadas esperando a que esto ocurriera. Ya ha caído el muro y ha desaparecido el agujero que va ser sustituido por una gran zona verde. No hay justicia más poética para estos barrios y el barrio de Orriols”.

“Donde antes había un muro lleno de degradación, hoy va a ver un gran parque y un gran jardín para todos los niños y niñas de este barrio y nuevos edificios residenciales que lo llenarán de nuevas familias y mejorarán la convivencia” ha asegurado Gómez, que también ha asegurado que “ha sido muy emocionante ver y escuchar los testimonios de muchos vecinos y vecinas alrededor de este agujero de la vergüenza, incluso una señora nos ha contado que tuvo que pasar vestida de novia por ahí”.

120 nuevas viviendas

La urbanización, a cargo de Metrovacesa como Agrupación de Interés Urbanístico, supone la apertura de la calle Agustín Lara hasta la avenida Constitución, conectando también la calle Baeza para crear un nuevo tramo de calle, una zona verde de más de 850 metros cuadrados y dos parcelas de uso residencial de 1000 y 1700 metros cuadrados respectivamente que albergarán dos bloques de viviendas de siete alturas, completando así las manzanas ya existentes. Estos edificios podrán albergar unas 120 nuevas viviendas.

El proyecto abarca una superficie total de más de 5.500 metros cuadrados en un espacio en el que hasta ahora había distintas construcciones abandonadas y deterioradas.  En la avenida Constitución, se recupera la alineación del resto de la avenida, ampliando así la acera, en la que podrá plantarse arbolado y colocar mobiliario urbano. Por otro lado, en la calle Baeza, al eliminar la parte trasera de estos edificios, se regulariza la alineación de la calle, se construye una nueva acera, y se ganan nuevos espacios de aparcamiento.

Las obras, que eliminarán este tapón urbanístico y un espacio degradado, cuentan con un presupuesto de aproximadamente 900.000 euros y se estima que duren unos seis meses.

CatalàEspañol