Los alquileres para estudiantes suben hasta un 20% en València por la escasa oferta

Las habitaciones en un piso compartido cuestan entre 250 y 400 euros de media sin incluir los gastos como internet, agua o luz

Alquilar un piso en la ciudad de València se está convirtiendo cada vez más en una odisea, no solo por el encarecimiento de los precios, si no también por la escasa oferta de viviendas de alquiler que ofrece la ciudad. Esto se suma al arranque del nuevo curso escolar y la llegada de miles de estudiantes a la capital del Turia que buscan encontrar un piso para vivir mientras cursan sus estudios, y que tienen que afrontar de media 400 euros por habitación o 1.000 euros por vivienda.

Y es que los precios de los alquileres para estudiantes han experimentado una subida en el último año de entre un 15 y un 20% en València, tal y como asegura, Alberto Añaños, CEO de LIVE4LIFE, empresa española especializada en alquiler para jóvenes y estudiantes. “Hay pisos que han aumentado los precios un 20% porque están más cerca de las zonas universitarias, pero otras zonas de la ciudad que están por debajo del 10% y que es principalmente por la inflación”.

En este sentido, los precios de todos alquileres se han incrementado más de 10% en València en el último año respecto a cifras anteriores a la pandemia, según explica Jordi Osca, miembro de la Junta Directiva de la Asociación de Inmobiliarias de la Comunitat Valenciana (ASICVAL), que también asegura que “está subida no beneficia ni a propietarios ni inmobiliarias”.

Además, según datos de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en la Comunitat Valenciana, los alquileres de vivienda han subido un 16% anual en agosto en València ciudad y un 20,5% en Alicante, subidas más altas que en el resto de España, junto con Barcelona (+20,2%). “En todo el país, el primer semestre de 2022 ha sido un periodo de mucha demanda de vivienda, tanto en compra como en alquiler. Aún continúa la inercia en compras pero va disminuyendo conforme se están encareciendo las hipotecas y la idea de una próxima recesión económica” indican.

Estudiante universidad | Imagen de archivo

“Ciudad en auge”

En este sentido, señalan que una de las causas de esta subida de precios del alquiler es la escasez de oferta “por una persistente ausencia de inversión en vivienda pública y por una falta de seguridad jurídica para los pequeños arrendadores, que hace que muchos se retraigan de poner en alquiler sus viviendas ante el riesgo que perciben”. Lo que también sucede en la capital del Túria, donde en los últimos años no se han construido prácticamente viviendas nuevas respecto el aumento exponencial de la demanda que tiene la ciudad.

“No se está gestionando bien la demanda de personas que hay en València, que está se está convirtiendo en una ciudad en auge” manifiesta el CEO de LIVE4LIFE, startup valenciana que también ofrece un servicio de gestión integral para los propietarios. Y es que los contratos de alquiler suscritos en el primer semestre del 2022 ya doblan a los del 2021, y en lo que respecta a València, su aumento ha sido del 118%.

Del mismo modo, manifiestan que debido a la subida de costes y la situación de recesión económica, también se preve un aumento de precios en las residencias para estudiantes y colegios mayores. “Hay que tener en cuenta que tanto las residencias como los colegios mayores incluyen en sus precios, entre otros servicios, el agua, calefacción, aire acondicionado y electricidad. El incremento del IPC en los últimos 12 meses ha sido de un 13,5% en alimentación y 12% en la factura eléctrica, lo que repercutirá en el precio de estos alquileres” aseguran desde OCU.

Precios por habitación

En cuanto a los precios por habitación en la capital del Turia se sitúan entre 250 euros y 400 euros, sin incluir gastos como luz, agua o internet, aunque todo depende de la zona en la que se busque alquilar una vivienda, el tipo de alojamiento, el modo de alquiler (habitación o piso completo) o el número de habitaciones, aunque la gran mayoría de pisos en alquiler son de tres o cuatro habitaciones, según explica Jordi Osca, miembro de la Junta Directiva de ASICVAL.

En este sentido, desde la startup valenciana aseguran que en los últimos tiempos “los padres y madres están dispuestos a pagar más dinero para que sus hijos e hijas tengan una ubicación más cercana a la universidad. Les compensa pagar más dinero para estar más cerca”.

Igualmente entre las zonas más demandadas por los estudiantes en València se sitúan como favoritas Algiros, especialmente la zona de Blasco Ibañez y las calles colindantes, o Benimaclet, por su cercanía a las principales universidades o la accesibilidad, según explica Añaños.

En el caso de Benimaclet, es una zona en auge, pero con una menor oferta de alquileres lo que está provocando que los universitarios vayan ampliando el perímetro de preferencia a Torrefiel o Alboraya. Asimismo, la zona del Cabanyal, está cada vez más demandada por lo estudiantes extranjeros o Erasmus, y según el CEO de LIVE4LIFE, en los próximos años se puede posicionar como una de las más demandas también por los estudiantes nacionales.

ValenciàEspañol