domingo, 14 abril 2024

Información y noticias de la provincia de Valencia

Aprobada la ordenanza que prohibe abrir nuevos bares a menos de 30 metros de otro en València

El Ayuntamiento de València ha sacado adelante en el pleno la normativa que prohibe poner música en las playas y regula el toque de campanas

La nueva Ordenanza Municipal de Protección Contra la Contaminación Acústica ha incorporado cerca de un 70% de las aportaciones de los grupos municipales. El Pleno ha aprobado hoy, de forma inicial, con la abstención de los grupos de la oposición, este texto que ahora se someterá, durante un mes, a información pública.

Entre las novedades que incluye respecto a la normativa en vigor, se establecen distancias mínimas de 30 metros entre actividades sin ambientación musical, y de 65 metros para las que sí tienen, “una medida que será aplicable en toda la ciudad, y que permitirá limitar la creación de Zonas de Acumulación Hostalera”, tal como ha manifestado el regidor de Calidad Acústica y del Aire, Giuseppe Grezzi. Además de esta ordenanza que, entre otras directrices, incluye un nuevo capítulo específico sobre ruido en las playas, y una sección para su control en los espacios naturales protegidos.

En su intervención, el regidor de Calidad Acústica y del Aire, Giuseppe Grezzi, ha agradecido tanto la colaboración de los servicios municipales implicados en la renovación de esta normativa (el de Contaminación Acústica, el de Dominio Público, el de Actividades, el de Movilidad, Policía Local o el de Procedimiento Sancionador), como la de los dos grupos municipales de la oposición que han presentado propuestas para poder mejorar el texto de la ordenanza, Ciudadanos y Partido Popular. Además, ha defendido “el trabajo y la implicación conjunta con diferentes entidades sociales y empresariales y los servicios municipales”.

Giuseppe Grezzi ha reiterado que “València necesitaba ya la actualización de la ordenanza de 2008 para poder recoger las modificaciones legislativas de rango superior que entraron en vigor casi inmediatamente después de su aprobación”. Así mismo, ha asegurado que “el nuevo texto por fin atiende a los vecinos y vecinas que desde hace tiempo reclaman una ciudad con una mayor calidad de vida, con entornos saludables que garanticen su derecho al descanso”.

En el debate suscitado en el Hemiciclo al respeto, el concejal de Ciudadanos, Narciso Estellés, que ha celebrado que “la ordenanza contempla alegaciones presentadas por su grupo”, ha lamentado que no incluya otras propuestas como la de regular la renovación de los electrodomésticos para conciliar dos temas que son: el del ahorro de la factura de la luz y el de la disminución del ruido de los aparatos viejos que puede molestar el vecindario. Por su parte, la concejala popular ha considerado “tardía la aprobación de esta norma”, que “se trata de un documento poco transparente, que carece de concreción en algunos temas como los relativos a la contaminación acústica en los espacios naturales”. El grupo Vox no ha presentado ninguna alegación.

Giuseppe Grezzi ha reiterado “la voluntad de diálogo y de consenso” de los impulsores de esta ordenanza que presenta una nueva estructura “para conseguir una mayor coherencia y sentido en sus títulos y capítulos”.

Incluye un título propio para los instrumentos de control (Mapa del ruido, planes de acción, medidas urbanísticas y gestión de los ZAS), otro título propio para el ruido interior de las edificaciones, y otro para el ruido en dominio público. Y un total de seis artículos y un anexo regularán los toques de campana, con el fin de poder preservar este Espacio Sonoro de Importancia Cultural y cubrir el vacío legal que tenía la anterior ordenanza. Por otra parte, la nueva regulación potencia y refuerza la labor que ejerce la Policía Local en la vigilancia, control, mediación y resolución de molestias por contaminación acústica derivadas de la convivencia ciudadana.

Últimas noticias

Contenido relacionado