Comienzan el desescombro del edificio derrumbado en Peñíscola

En el accidente ocurrido el pasado 25 de agosto falleció una mujer de 54 años y un niño de 14 años.

Los trabajos de desescombro del edificio de apartamentos de la urbanización Font Nova de Peñíscola que se vio afectado por un derrumbe el pasado 25 de agosto, han comenzado este martes después de que haya llegado al lugar maquinaria especializada, que retirará los elementos salientes de la estructura que sigue en pie para asegurar la zona.

El suceso causó la muerte a dos personas, una mujer de 54 años y un niño de 14 años, y dejó herido a un joven de 26 años, hijo de la mujer fallecida, que fue rescatado la misma noche del suceso de entre los escombros, y que todavía recibe tratamiento de rehabilitación en un centro especializado de Castelló.

Desde ayer han ido llegando a la zona máquinas y grúas junto a operarios que estuvieron valorando qué tipo de intervención se debe realizar para asegurar la estructura principal del edificio que tiene varios salientes y voladizos parcialmente derruidos y que podrían caer por su propio peso al comenzar a trabajar en la zona donde se derrumbaron los apartamentos.

Hoy ha comenzado ya el trabajo en alguna de estas partes salientes respetando y asegurando la zona del edificio que cuenta con las viviendas que siguen en pie y están bien.

Los trabajos de investigación sobre las causas del derrumbe continúan de manera paralela a estos trabajos.

Primera vivienda

De todas las familias que tenían piso en este edificio, tan solo tres de ellas la utilizaban como primera residencia, estas han recibido las llaves que les ha proporcionado la Generalitat de las viviendas.

Por un lado, el padre del menor fallecido, y pareja de la mujer fallecida, ya ha recibido las llaves de una vivienda social en Vinaròs.

Por otro, una familia ha recibido las llaves temporalmente de una vivienda de la Concejalía de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Peñíscola, que va a sufragar los gastos necesarios para amueblarla.

Por último, situada en Vila-real y también sin amueblar, corresponde al joven de 26 años que todavía recibe tratamiento en Castelló y no se va a mudar de manera inmediata.

CatalanSpanish