‘Sentada’ de la hostelería de plaza Honduras contra el recorte de sus terrazas

El Ayuntamiento de València ha empezado a acotar y pintar este jueves los nuevos espacios de los locales con protestas de los hosteleros pidiendo la dimisión de la concejal de Espacio Público

Los hosteleros y hosteleras de plaza Honduras y Blasco Ibáñez siguen en pie de guerra por el recorte de más de la mitad de sus terrazas por parte del Ayuntamiento de València, concretamente desde el área de Espacio Público. Es por ello, que los propietarios de los establecimientos afectados han pedido esta mañana mediante una sentada la dimisión de la concejal del área, Lucía Beamud, al considerar un “atropello” su plan de terrazas.

“El plan de recortes impulsado por la Concejalía de Espacio Público no tiene ninguna justificación ni fundamento técnico y deja a los propietarios de los locales afectados indefensos jurídicamente y al borde de la ruina” explican desde la Asociación de Hostelería y Ocio Responsable de Honduras- Blasco Ibáñez, quien ha convocado el acto de protesta junto con la Coordinadora de Hostelería de los Barrios de València.

Y es que este mismo jueves, los técnicos municipales, acompañados de la Policía Local, han iniciado el proceso de marcado de las nuevas limitaciones de las terrazas de los locales de esta zona. Los propietarios de cada local han tenido que marchar con una brocha y pintura verde, que han comprado ellos mismos, el nuevo espacio asignado por la administración, lo que han calificado de “humillante” al tener que ser ellos quien recortan sus propias terrazas.

Hosteleros pintando el nuevo espacio de terraza | Coordinadora de Hostelería de Barrios de Valencia

En este sentido, los hosteleros han criticado las “las improvisaciones y exigencias” de última hora, así como “las arbitrariedades y la irregularidades” de Espacio Público en la comunicación del recorte de terrazas, ya que junto a la pintura verde también tenían que disponer de pintura gris o disolvente para eliminar el pintado anterior. Sin embargo, no ha sido así y ha provocado que durante la jornada se hayan vivido algunos momentos de tensión entre hosteleros y técnicos.

“Al no haber comunicado presencialmente y limitarse a realizar la gestión por sede electrónica, sin que se haya completado la comunicación, ha resultado imposible a las pymes poder contar con el material necesario para el repintado del nuevo perímetro de la superficie de las terrazas” explican. A aquellos locales que se nieguen acotar su terraza se les abrirá un expediente que puede llevar desde multas hasta la retirada del permiso.

Técnicos del Ayuntamiento acotando los nuevos espacios | Coordinadora de Hostelería de Barrios de Valencia.

Para el colectivo hostelero, resulta “inaudito” que se hallan adoptado decisiones “restrictivas” sobre el 100% de las terrazas del barrio, incluso la revocación de una tercera parte de las existentes, ya que insisten en que “no hay ninguna explicación técnica que justifique el impacto acústico de las terrazas” y no se ha elaborado ningún estudio especial para poder llevar a cabo los recortes, tal y como se aprobó en el pleno del pasado 29 de julio. De hecho, denuncian la “inconsistencia técnica” de todo el expediente administrativo que dará lugar al correspondiente contencioso en los tribunales.  

Pérdidas de 205 euros diarios por local 

El impacto económico directo del recorte de las terrazas supondrá una media de pérdidas económicas diarias de 250 euros por local, con picos durante el fin de semana y en determinadas terrazas de más de 1.000 euros. Además esto conllevará la pérdida de 1,5 puestos de trabajo por local, que, en algunos casos, llegará hasta el despido forzoso y no voluntario de 6 trabajadores, según datos proporcionados por el colectivo hostelero. “El consistorio pone en riesgo el tejido empresarial del barrio y de muchas familias” explican.

Protesta Hosteleros | Coordinadora de Hostelería de Barrios de Valencia
CatalàEspañol