Hasta 68.000 euros puede perder cada local de la plaza Honduras por el recorte de sus terrazas

Los hosteleros alertan de que más de un centenar de personas podrían perder su trabajo si se lleva a cabo el plan de reducción de terrazas del Ayuntamiento

Decenas de hosteleros de plaza Honduras y adyacentes se han concentrado este lunes ante la Delegación de Espacio Público en Tabacalera para clamar contra el recorte de más del 50% de sus terrazas. Los propietarios de los 72 bares y restaurantes afectados por el plan de reducción del Ayuntamiento de València bajo las proclamas “Una terraza es una terraza” “El Ayuntamiento de València nos arruina” han exigido la paralización inmediata el plan que pone en riesgo 120 puestos de trabajo, tal y como han calculado los propios afectados.

En este sentido, el portavoz de la asociación Por una Hostelería Responsable en Honduras-Blasco Ibáñez, Víctor Fernández de Córdova, ha señalado que estos recortes, que en algunos casos llegan hasta el 85%, supondría unas pérdidas de media de 1.300 euros semanales por local y de 68.200 euros anuales. Además agravaría su viabilidad económica para seguir abiertos o mantener parte de sus plantillas. “El Ayuntamiento nos envía al paro” ha manifestado.

Este el caso de Manuel Ramos, propietario desde hace más de treinta años de la Cervecería El Rincón que actualmente tiene 115 metros cuadrados de terraza y tendrá que pasar de 45 a 5 mesas con el nuevo plan de terrazas. Esto, según ha explicado Ramos, le supondrá despedir a seis empleados de los dieciocho que tiene en estos momentos porque “el 60% de su fuente de ingresos proviene del servicio de terraza”.

“Si me quitan las mesas no voy a poder mantener todos los alquileres, pagar el agua o la luz como está ahora. Es inviable. Me he planteado incluso cerrar” explica este hostelero de Blasco Ibañez, que también asegura que no entiende estas medidas, ya que su terraza abre a las 8.30 h de la mañana y “los almuerzos, comidas y tardeos no molestan tanto”. “Entiendo el malestar de los vecinos, pero creo que esto se está haciendo malamente, es un atropello”.

Otro de los afectados es Coco, propietario de Bodega La Ibérica, quien explica que el Ayuntamiento le comunico con un plano la nueva zona acotada, que reducirá en cerca de un 70% su espacio que pasará de 9 a 4 mesas. “Nos han quitado todas las mesas lo que supone despedir a dos empleados, o son ellos o soy yo” ha manifestado.

“Trabajamos con menú diario, a plena calle, lo que se trabaja en Blasco Ibañez. No entendemos porque nos quieren quitar las mesas realmente ni a quién molesta a medio día una terraza” señala Coco. “Si no recaudo, no puedo pagar” lamenta.

Y es que el Ayuntamiento en su plan de reducción de terrazas quiere reducir más de un 50% esta zona de ocio de la ciudad, que aglutina decenas de restaurante y locales y que ha levantado varias protestas vecinales por su derecho al descanso. Para ello, el consistorio pintará a partir del 6 de octubre un recuadro verde que será el espacio público que podrán ocupar estos negocios, en el caso que no respeten dicha acotación podrían exponerse a multas a partir de 751 euros, según detallan los hosteleros.

En el acto protesta también han participado algunos vecinos que han apoyado a los propietarios de estos negocios porque aseguran que no les molesta el ruido de estos locales, sino las personas que se quedan en la calle cuando cierran. “Han venido algunos vecinos porque verdaderamente no consideran que esto sea una solución a los problemas del barrio, que al final lo sufrimos todos, ellos como vecinos y nosotros como hosteleros. Estamos muy agradecidos a ese apoyo que recibimos por muchos de ellos” ha indicado Fernández de Córdova.

Inflación disparada y altos costes

Por otra parte, los empresarios ha recriminado a la concejala de Espacio Público, Lucía Beamud, “su falta de empatía”, ya que indican que “el anuncio de los recortes llega en un momento de inflación disparada, en la que la factura de los costes energéticos, sumada a la de los productos de la cesta de la compra, ya es un 36% superior para las pymes hosteleras en comparación con la de hace ocho meses”. Asimismo, ha explicado que nadie del gobierno municipal se ha puesto en contacto con los hosteleros de la zona, que hay “silencio absoluto” y que le siguen llegando las notificaciones a los locales.

Igualmente, han señalado que las pymes del sector todavía no se han recuperado, económicamente, de los efectos de la crisis sanitaria, que provocó cierres de actividad y restricciones de horarios durante los dos años más críticos de la pandemia. “Es un ataque dirigido a la hostelería, ya que pone el foco en perseguir la actividad reglada” afirma Fernández de Córdova.

CatalàEspañol