Indignats amb Renfe sobre el plan de choque de Cercanías: ‘La reducción del precio no paga el tiempo perdido’

La plataforma de afectados asegura que se necesitan 'inversiones suficientes' para que el servicio no se muera

El plan de choque del gobierno para “taponar” la sangría de supresiones y cancelaciones que sufre diariamente el servicio de Cercanías no es suficiente para las plataformas afectados de la Comunitat Valenciana. La batería de medidas presentadas este miércoles por la Ministra de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, en el Palau de la Generalitat, no convence a la mayoría de los usuarios y usarías que piden más inversiones y una solución “urgente y efectiva”.

El movimiento ‘Indignats amb Renfe’ asegura que “lamentablemente no nos da mucha satisfacción las medidas que propuso ayer la ministra porque se comprometió a restablecer el servicio anterior a la pandemia, pero es que el servicio antes ya no era bueno“. “Este es un problema de hace más de 30 años y ha provocado que desde 2009 a 2021 hayan 15 millones de usuarios menos” señalan.

Las medidas “de carácter urgente” del Gobierno de España consisten en reducir un 35% el precio de los abonos durante el primer trimestre del año; la vuelta progresiva de las frecuencias anteriores a la pandemia; la creación de una comisión centinela para evaluar las medidas y la situación; un plan de mejora de los trenes y instalaciones y la contratación de personal de información de refuerzo.

Sin embargo, Joana Oliver, portavoz de la plataforma Indignats amb Renfe, explica que “lo que hace falta es más inversión, mejoras y cuidados después de un estado de abandono que dura muchos años. Necesitamos inversiones suficientes para que el servicio no se muera porque está muriéndose en la UCI”.

“En estos momentos lo que necesitamos es un compromiso real y un calendario de aplicación de inversiones, que no sean un tren de alta velocidad de València a Castellón. Necesitamos una ampliación de la plantilla, maquinista, personal de mantenimiento y renovar la maquinaria que está obsoleta tras cuarenta años de usos” asegura Oliver.

En cuanto a la medida de reducción de los abonos indica que “los abonos son caros para el servicio que dan y no se corresponde con el precio y además, que reduzcan un 35% no paga el tiempo que nos está haciendo perder con cancelaciones, retrasos y averías”. Oliver afirma que sería mejor “hacer abonos más baratos y que la duración no sea mensual sino que al menos pueda ser anual como en otros servicios de transportes”.

Asimismo, critica que las “deficiencias” del servicio se reparen con la sustitución de los trenes por autobuses, ya que la duración del trayecto es superior a la del tren y las personas que llevan consigo bicicletas o patinetes no pueden subirlos a este transporte.”Esto no es poner una solución, es desviar una pequeña cantidad de usuarios, porque no hay suficientes autobuses para todos” apunta la portavoz.

Por su parte, este jueves el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España, ha reconocido en el programa de Les notícies del matí, que el plan del gobierno es “un punto de inflexión” pero que “no existe, por desgracia una vía rápida para resolver un problema que se ha creado durante muchos años”. Además España ha asegurado que la falta de maquinistas y de personal está detrás del aumento de los problemas del servicio, que se ha agravado con la pandemia.

“Que escuchen a los usuarios, a los trabajadores, a los especialistas independientes sin intereses y que se aparten un poco de los lobbys. Se han perdido muchas oportunidades y como muchas veces se dice: “el tren pasa y si no subes, lo pierdes’, y yo creo que hemos perdido muchos trenes y no podemos permitirnos el lujo de seguir perdiéndolos” concluye Oliver.

“Grave trastorno y falta de confianza”

Por otra parte, desde la Unión de Consumidores de Castellón explican que tras las “continúas quejas relacionadas con los servicios de cercanías entre València y Castellón” exigen “una solución efectiva de los problemas, dado el grave trastorno y la falta de confianza que está generando esta situación, al margen de los problemas económicos y personales que están sufriendo los usuarios”.

“Las medidas ofrecidas por la Ministra de Transporte resultan claramente insuficientes. Desde la Unión de Consumidores pensamos que se está obviando el principal compromiso al que deberían obligarse tanto la administración como la operadora del servicio y que pasaría por la drástica reducción del tiempo de viaje. No es de recibo que unos 64 km. de trayecto se lleven a cabo con una media de 1´25 minutos. Creemos que es un tiempo totalmente inasumible” manifiesta este organismo.

Además, aseguran que no entienden que la reducción del precio no comprenda todo tipo de billetes porque “un servicio decimonónico tendría que tener los mismos precios que en el siglo XIX”. En cualquier caso, también exigen “plazos concretos” y que no se queden en “meras manifestaciones de compromisos que, hasta la fecha, se han quedado en papel mojado”; salvo que reconozcan “el fracaso de la solución dada” y opten finalmente por la conexión entre València y Castellón por autobús.

CatalanSpanish