Los vecinos de Orriols salen ‘decepcionados’ de la reunión con Ribó

Vecinos y entidades han exigido acciones con fechas y plazos concretos y de manera 'urgente' para devolver la 'dignidad' al barrio.

“Decepcionados y expectantes” así se encuentran los vecinos del barrio de Orriols tras la reunión que han mantenido esta tarde con el alcalde de València, Joan Ribó. Tras los últimos acontecimientos que ha sufrido la zona exigen al gobierno municipal la creación de un Plan Integral de barrio y acciones que acaben con la degradación y las peleas.

Según han confirmado a Actualitat Valenciana fuentes de la plataforma, los vecinos han entregado a Ribó un Plan de Exigencias y un USB con imágenes y vídeos de la problemática de los últimos meses. Además, le han pedido actuaciones policiales “urgentes” de las cuales no han recibido aceptación ‘inmediata’ porque Ribó indica que “la policía no es la solución”.

Del mismo, el primer edil les ha ‘asegurado’ que la próxima semana les proporcionará una fecha para realizar una reunión de interconcejalías entre sus respectivos concejales y representantes de los vecinos para abordar las diferentes propuestas. Ribó también ha explicado que próximamente se reunirá con la Delegada del Gobierno, Gloria Calero, quien niega que en València haya “un problema de seguridad ciudadana”.

Dentro de la batería de exigencias y “puntos mínimos a tratar” presentados por la plataforma vecinal al alcalde de València se presentan acciones, fechas y plazos de realización concretos. Entre ellas destacan la construcción de una comisaría, la creación de una Mesa de Interconcejalías con la participación de diferentes actores, la renovación urbanística total de Orriols o la intervención de los servicios sociales.

A pesar de la reunión, el barrio de Orriols seguirá “en pie de guerra” y con “más fuerza aún porque volvemos a casa con los delincuentes y sin ninguna solución para echarlos fuera”. También afirman que “seguirán defendiendo la seguridad, la convivencia y la dignidad de nuestro barrio porque necesitamos intervenciones urgentes y contundentes para evitar que la situación se agudice y poder garantizar un futuro tanto para el barrio como para sus habitantes”.

Además han manifestado que “estamos indignados porque el gobierno municipal hasta ahora ha negado la existencia de los problemas y únicamente hemos sido atendidos por este alcalde después de graves y reiterados incidentes reflejados en toda la prensa local y nacional, dos manifestaciones y una concentración”.

Según indican los vecinos el actual gobierno municipal empezó su andadura hace siete años haciendo una serie de “promesas al barrio de Orriols” que a día de hoy aseguran que están “incumplidas” y que después de todo este tiempo el barrio está en una situación “caótica”.

Plan de exigencias

Dentro del plan de exigencias también se encuentran actuaciones en materia de seguridad en los espacios públicos como la ya comentada de construcción de comisaría, acciones contra el narcotráfico, los narcopisos y acciones de delincuencia que suceden cada día en el barrio.

En cuanto, a intervenciones sociales reclaman acabar con la “emergencia” de sanidad y salubridad pública de espacios públicos y privados, mayor control por parte de los servicios sociales y actos contra “la explotación y utilización de menores” para cometer actos delictivos, facilitar el acceso a la vivienda joven, que no un exceso de vivienda social y cumplir con los compromisos vigentes.

Del mismo modo piden actuar en materia de prosperidad y bienestar del barrio mediante la creación de la Mesa de Interconcejalías con la supervisión de alcaldía y con la participación del tejido asociativo y vecinal de Orriols, la renovación urbanística del barrio de manera “urgente”, más inversión en los centros educativos por su particularidad multicultural, dinamizar el comercio local y facilitar la entrada de negocios nuevos.

Además, de introducir proyectos de innovación y economía digital para modernizar el espacio comercial del barrio y el saneamiento del sistema eléctrico y cableado del barrio.

Manifestación y actividades culturales

A pesar de la reunión, continuarán con la convocatoria de la manifestación para el próximo 22 de septiembre con el objetivo de acabar con el problema y pedir soluciones y acciones “inmediata” a las autoridades de todos los niveles.

También “ocuparán las calles” y se organizarán cenas al aire libre entre los vecinos, clubs de lectura, actos de poesía, un festival de teatro en la calle en la Plaza de la Ermita para intentar dinamizar y devolver la vida al barrio y que los comercios y bares vuelvan a florecer.



CatalanSpanish